La mujer que cambió la mentalidad en Renault

Magdalena López es directora de administración y finanzas de la empresa. Dice que todos y cada uno de los empleados impactan en la rentabilidad de la compañía.
Magdalena López, directora de Administración y Finanzas Renault.
Magdalena López, directora de Administración y Finanzas Renault. (Cortesía )

Ciudad de México

Desde que Magdalena López llegó a la Dirección de Administración y Finanzas de Renault México, los empleados aprendieron a tomar decisiones pensando en la rentabilidad de la compañía. “Yo pienso que las finanzas son el resultado de las decisiones”, aseveró la directora.

Hoy nuestros colaboradores antes de tomar decisiones evalúan el impacto que éstas tendrán para su área y la rentabilidad de la compañía. Anteriormente “pensaban que la rentabilidad era natural: pero para llegar a ese punto hay que actuar”.  

-¿Cuáles son las tres acciones que caracterizan tu desempeño en la administración de finanzas de la empresa?

Llegué a hacer un diagnóstico de la situación, evalué dónde estaba la estrategia de la compañía en términos de crecimiento y dónde entraba el área de finanzas para acompañar esa estrategia.

Después siguió la capacitación del equipo y contrataciones clave. En todo este proceso ocurrió una reorientación en el pensamiento de la filial para conseguir la rentabilidad que estaba ausente en la mente de los colaboradores.

Tuve que hacer una campaña junto con el área de comunicación para acercar al área de finanzas a toda la gente de la empresa. Finanzas siempre suena a un tema lejano. Con la campaña concientizamos a los colaboradores en que todos impactamos en los resultados de la compañía.

Hoy tenemos una cultura de rentabilidad. El departamento de finanzas es un socio estratégico más no un controlador.

-¿Cuánto tiempo llevas en la compañía?

-Casi cuatro años. Pero tengo experiencia de 17 años en otros sectores: de consumo, Clorox, P&G, Nestlé, Gerber. Aquí llegué vía head hunter, cuando entré ya tenía cuatro meses de embarazo.

-¿Cuántos hijos tienes?

Dos.

-¿Haces equilibrio entre tu tiempo y tu familia?

En casa hago outsourcing, es decir, lo que no me gusta lo delego. En casa alguien cocina para mí, porque prefiero pasar ese tiempo con mi familia.

En mi casa no existe el ¿te ayudo?, porque todos tenemos responsabilidad compartida. Eso nos ha permitido el crecimiento.

Siempre les hablo a mis hijas de lo que representa para mí el trabajo, ellas saben que trabajo porque me gusta.

Ahora tengo confianza en el trabajo de mi equipo por eso es importante la consolidación de la gente. Tengo confianza en la calidad del trabajo de la gente, mis colaboradores se sienten orgullosos de su trabajo. Ellos al cumplir yo puedo estar cerca de la dirección general y de otras áreas.

No dedico tiempo a las redes sociales. Lo que no me enriquece lo saco de mi agenda.

-Para ti, ¿cuáles son los mitos respecto a que si trabajas no tienes vida social o familiar?

Tanto más subes, menos vida familiar. Algunos dicen que el precio de subir en el trabajo es perder vida, yo pienso que para evitarlo uno debe crecer con los equipos y delegar de manera efectiva.

No quiero decir soltar, sino delegar y asegurarse de que los resultados sean contundentes. Es imposible que uno supervise todo, eso impide el crecimiento del negocio.     

-Si finanzas no controla, ¿cómo te describe la gente de tu equipo?

Me perciben cercana. Mi gente tiene confianza para abordar todos los temas, soy poco jerárquica, aunque sí tengo que marcar una directriz para el equipo.

Escucho a mis colaboradores, porque muchas veces las mejores propuestas vienen de ahí, entonces mi responsabilidad es estructurar las ideas y acompañarlas en un proyecto.

Procuro el desarrollo del equipo para identificar dónde está su potencial y áreas de oportunidad.

En cuatro años los resultados son favorables. Hoy la gente habla, piensa y toma decisiones considerando el impacto que tiene para la empresa.