Hacienda flexibiliza esquema de Fibra E

Mediante ese vehículo financiero, Pemex coloca negocios maduros en el fideicomiso, y se entregan certificados a los inversionistas que decidan participar en dicho activo.
Luis Videgaray anunció nuevas opciones para impulsar la captación de recursos para proyectos energéticos.
Luis Videgaray anunció nuevas opciones para impulsar la captación de recursos para proyectos energéticos. (Jorge González Avilés)

México

Un día antes de la celebración de la expropiación petrolera, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, anunció que se flexibilizará el esquema fiscal del Fibra E, el instrumento financiero propuesto por el gobierno para que Pemex y otras empresas puedan colocar negocios en el mercado bursátil y obtener financiamiento mediante esos activos, lo que podrá otorgarle un respiro en este momento de crisis.

En el 11 Summit de Capital Privado de la Amexcap , el funcionario indicó que se ofrecerá a los inversionistas un plan para diferir el pago de impuestos solo cuando se generen ganancias de los activos en Fibra E, y no cuando se entreguen certificados bursátiles, con el fin de aumentar la captación de recursos para proyectos energéticos.

Mediante ese vehículo financiero, Pemex coloca negocios maduros en el fideicomiso conocido como Fibra E, y se entregan certificados a los inversionistas que decidan invertir en dicho activo. Pemex recibe recursos para financiar sus proyectos y paga un dividendo a los inversionistas que tengan un certificado, o se recibe una ganancia si esas notas se venden, al incrementarse su valor con el tiempo.

"La cuestión aquí es en la apreciación de valor, porque si los certificados aumentan su valor en un momento determinado, los inversionistas no han materializado esta apreciación hasta el momento en que lo venden", explicó Rafael Eutimio García, investigador de la UAM Azcapotzalco, especialista en mercados financieros.

Por esa razón, y para hacer más atractiva la inversión en Fibra E, enfocada a proyectos de energía, Hacienda cobrará impuestos hasta la enajenación de esas acciones y no al momento que se entreguen certificados bursátiles.

Asimismo, Videgaray anunció que se ampliarán las actividades que podrán ser parte de Fibra E, específicamente en el área de hidrocarburos, con previa autorización del SAT y la Comisión Reguladora de Energía.

Además, se establecerá que Fibra E tendrá una cuenta de capital de aportación, lo que representa una modificación al control de aportaciones a este instrumento. Esta cuenta se conoce como Cuca, la cual deberá tener cada tenedor de certificados bursátiles, lo que permitirá una contabilidad fiscal individual en beneficio de la transparencia.

Esas nuevas disposiciones también contemplan la recompra de certificados bursátiles, lo que no estaba permitido en los lineamientos iniciales del Fibra E emitidos el año pasado.

Esa será una de las formas con las que Pemex puede atraer recursos para financiar proyectos productivos, en lugar de realizar emisiones de deuda, la cual se espera aumente el costo por la situación financiera de la petrolera, explicó el especialista.

Sin embargo, hasta el momento, Fibra E todavía no ha sido lanzado en la Bolsa Mexicana de Valores, y su reglamentación aún la discute la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, en conjunto con la Comisión Federal de Mejora Regulatoria, por lo que se desconoce el monto de cuánto puede captar Pemex mediante ese instrumento.

Además de ese vehículo, Videgaray indicó el mes pasado que los remanentes que entregue el Banco de México por las ganancias que le generó la fluctuación en el tipo de cambio el año pasado, podrían usarse para pagar el pasivo de Pemex.

De acuerdo con los cambios que se aprobaron el año pasado en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, por lo menos 70 por ciento de ese remanente debe ser usado para el pago de la deuda del gobierno, en la que se incluyen obligaciones financieras de Pemex.

El secretario de Hacienda también ha señalado que la capitalización de Pemex se realizará mediante el pago de deuda, y no para financiar gasto de la empresa, pero hasta el momento la dependencia ni la empresa han expresado más detalles al respecto.

García señaló que Fibra E está basado en instrumentos que ya existen para el sector energético en Estados Unidos, pero debido al tamaño del mercado en México, todavía no existe mucha innovación en la materia; sin embargo, indicó que la venta de certificados de Fibra E permitirá la apertura de un mercado secundario de este tipo de notas enfocadas en el sector energético.

Para Grupo Financiero Monex, el comportamiento del petróleo seguirá siendo un foco de atención, ya que desde mediados de 2014, los precios del hidrocarburo han caído más de 75 por ciento, lo que ha afectado a Pemex y, por ende, a la economía nacional, pues aunque la dependencia del país de los recursos petroleros ha disminuido, los que la empresa productiva del Estado le provee al gobierno federal representan cerca de 20 por ciento de sus ingresos.

Los especialistas de Monex consideran que las medidas que pusieron en marcha las autoridades mexicanas, que incluyen un ajuste al gasto público por 132 mil millones de pesos, de los cuales 100 mil millones corresponderán a Pemex, reflejaron una señal de compromiso por parte del gobierno para mantener la estabilidad económica y la capacidad para tomar medidas preventivas en un entorno volátil.

Sin embargo, en virtud de la dependencia que el gobierno federal sigue teniendo de los recursos petroleros, dicen los analistas, será importante poner atención en Pemex, pues es probable que tenga que "ayudar" a la empresa productiva del Estado.