En Londres advierten: caos si Grecia sale de la zona euro

“Tal vez tampoco la misma Unión Europea puede sobrevivir a una salida en estampida”, dice Xavier Rolet, director ejecutivo de la Bolsa de Valores.
El edificio del piso de remates en la capital británica.
El edificio del piso de remates en la capital británica. (Shutterstock)

Londres

Los inversionistas subestiman el caos que puede provocar la salida de Grecia de la zona euro, advirtieron muchos de los principales financieros de la City de Londres.

La crisis financiera inmediata de una posible salida de Grecia se mitigó durante los dos últimos años, ya que los bancos reforzaron sus finanzas y redujeron su exposición, pero de acuerdo con una encuesta del FT City Network —el foro de Financial Times en el que participan presidentes y directores ejecutivos del sector bancario, de seguros, de inversión y otras comunidades empresariales generales—, los mercados son demasiado optimistas sobre las repercusiones.

Las mayores amenazas son tanto la desintegración de la zona euro como de la unión europea, advirtió el foro. “Nadie en la eurozona, tal vez tampoco la misma Unión Europea, puede sobrevivir a una salida en estampida”, dijo Xavier Rolet, director ejecutivo de la Bolsa de Valores de Londres.

Tidjane Thiam, director ejecutivo de la aseguradora Prudential, dijo: “Los mercados financieros parecen notablemente relajados sobre la posibilidad de la salida de Grecia; creen que eso no puede suceder o que no será de importancia. Esa creencia merece ser desafiada”.

La salida de Grecia “acelerará el desmantelamiento de la zona euro”, advirtió Robert Swannell, director ejecutivo de Marks and Spencer. Será la “señal para que lo sigan otros en momentos de peligro”, repitió Sir Roger Carr, presidente de BAE Systems.

A pesar de que Grecia llegó a un acuerdo para extender su actual rescate financiero de 172 mil millones de euros durante cuatro meses, Atenas rápidamente se queda sin dinero para pagar sus deudas. Hay pocos indicios de que los países acreedores, que encabeza Alemania, están dispuestos a liberar los fondos del rescate si no hay reformas económicas políticamente difíciles.

Si se obliga a Grecia a entrar en un incumplimiento de pagos de algunas de sus deudas, se pueden reavivar los retiros bancarios masivos, que llegaron a 12 mil 800 millones de euros en enero. Los funcionarios de la zona euro temen desde hace tiempo que una salida bancaria pueda llevar a una salida “accidental” de Grecia, porque esto puede obligar al Banco Central Europeo a cortar los préstamos de emergencia a los bancos insolventes. Sin la ayuda del BCE, Atenas tendría que imprimir su propia moneda para reiniciar su sector financiero.

Aunque los mercados griegos son volátiles, el rendimiento en los bonos de gobierno a 10 años se encuentra ahora por debajo de 10 por ciento, después de que se llegó al acuerdo de extensión del rescate financiero. Otros rendimientos de bonos del gobierno en la periferia de la eurozona se movieron a un territorio récord de niveles mínimos, los bonos a 10 años de Italia y España llegaron a un rendimiento de 1.35 por ciento, y el de Portugal llegó a 1.87 por ciento.

Dos miembros de la FT City Network —Swannell de M&S y Stephen Hester, director de la aseguradora RSA— describieron la continua posición de Grecia dentro de la eurozona como similar a la de “un emperador sin ropa”.

Hester se encuentra entre la pequeña minoría que afirma que la zona euro debe tomar una postura más agresiva, lo que provocaría la salida de Grecia si el gobierno no logra implementar reformas adicionales. “Si Grecia no está preparada para realizar las suficientes reformas para permanecer dentro, no creo que la Unión Europea deba arriesgarse a los peligros de las repercusiones políticas de demasiadas concesiones con Grecia, que podría frenar las reformas en otros países miembros”, dijo.

Al describir la situación como una tragedia, Helena Morrissey, directora del gestor de fondos Newton, así como organismo de comercio de la Investment Association, dijo que las reformas que crearon desempleo masivo sin duda fueron “una victoria pírrica”.