Llega a 11% el déficit de vivienda nueva

Hasta abril pasado en Jalisco hacían falta 5 mil 47 casas nuevas, en el Estado de México 3 mil 410 y en Quintana Roo 3 mil 90, revelan datos del Infonavit.
La construcción de nuevos hogares, a la baja desde hace cinco años.
La construcción de nuevos hogares, a la baja desde hace cinco años. (René Soto)

México

Pese a los esfuerzos del gobierno federal para reactivar el sector de la vivienda en el país, el déficit de casas nuevas llegó a 11 por ciento en promedio al cierre de abril, revelan cifras del Infonavit.

De las 32 entidades federativas, 18 se encuentran por arriba de ese 11 por ciento y de ellas destacan los casos de Jalisco, donde hacen falta 5 mil 47 casas nuevas; el Estado de México, donde se requieren 3 mil 410 y en Quintana Roo se necesitan otras 3 mil 90.

Tanto el Estado México como Jalisco se encuentran en la lista de las siete entidades que concentran 53 por ciento de los créditos que otorga el Infonavit.

Para este año el instituto prevé colocar 261 mil 990 créditos para vivienda nueva, de los cuales, al 30 abril, se han otorgado 65 mil 711, lo que representa un avance de apenas 25 por ciento.

La caída en la oferta de casas nuevas se mantiene hasta el cuarto mes del año, según cifras de Registro Único de Vivienda (RUV), se contabilizaron 21 mil 790 viviendas, lo que significa que en términos acumulados éste ha descendido 7 por ciento comparado con el mismo periodo del año anterior.

Asimismo, se observa un marginal incremento de inicios de obra, con 2.4 por ciento más que en 2013, y 19 mil 351 viviendas obtuvieron habitabilidad en abril de 2014, cifra inferior a la del mes inmediato anterior.

La tendencia en el RUV en los últimos años es una disminución gradual en el segmento hasta de dos salarios mínimos, por lo que muestra una reducción de 46 por ciento entre 2012 y 2014.

De acuerdo con especialistas del sector, el déficit responde a que aún no hay la suficiente solidez en el sector por parte de la oferta, lo que pone en peligro el objetivo del Infonavit en colocación de créditos en 2014.

En este contexto, los desarrolladores tendrán que modificar su oferta para atender las necesidades de los trabajadores y garantizar que se cuente con la suficiente vivienda para el cumplimiento de la meta anual.

Por segmento salarial, este faltante de unidades nuevas se observa en aquellos de dos salarios mínimos, que se refiere a vivienda económica y popular, así como en vivienda media y residencial.

El descenso puede explicarse por los cambios en las características de la industria, es decir, que las empresas que más participaban en este mercado eran las desarrolladoras públicas (Geo, Urbi y Homex), que desde el año pasado dejaron de participar en el mercado.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), las casas terminadas, que se van añadiendo al inventario, se han mantenido a la baja, y es que en promedio la construcción de una vivienda toma entre siete y ocho meses.

Puede anticiparse un repunte en la vivienda terminada en los próximos meses, por lo que la colocación de créditos también presenta una perspectiva favorable.

Sin embargo, Gene Towle, socio director de la consultora inmobiliaria Softec, aseguró que uno de los grandes problemas de la industria es que no está arrancando la construcción de vivienda, aunque la Conavi la impulsa, la producción no se reactiva y viene a la baja por lo menos desde hace cinco años.

Una razón por la que muchas empresas desarrolladoras de vivienda detuvieron su actividad fue por la falta de crédito puente, pues se cerró en 2013 y prácticamente los niveles se mantienen este año.

El saldo total de la cartera de crédito puente de la banca comercial se mantuvo, pues al cierre de marzo de este año se colocó en 42.4 mil millones de pesos, contra 42 mil millones de 2013.

Hay que subrayar que la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) alertó sobre la escasa construcción de vivienda y de que es un factor de riesgo, ya que puede derivar en un aumento anormal de precios.

Hace unos meses, en entrevista con MILENIO, el director de la SHF, Alberto Cano Vélez, comentó que el peligro de una burbuja inmobiliaria está latente, luego de que la producción de vivienda cayó más de 50 por ciento el año pasado, por la incertidumbre que se generó dentro del sector.

Especialistas de diferentes casas de bolsa indicaron que esa premisa puede cumplirse en los estados donde la oferta comienza a faltar. m