Lista, inversión petrolera nacional por 15 mil mdd

Es para todo tipo de proyectos de infraestructura y servicios, incluyendo  líneas de un kilómetro para conectar áreas de abastecimiento: Amipe.
Mexicanas buscan firmas petroleras internacionales complementarias.
Mexicanas buscan firmas petroleras internacionales complementarias. (Paola García)

Houston

La industria petrolera mexicana prevé invertir 15 mil millones de dólares entre 2015 y 2018, principalmente en infraestructura y servicios, dijo Erik Legorreta, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Petróleo (Amipe).

Esos recursos serán canalizados por las 2 mil 500 empresas que agrupa la Amipe, dijo Legorreta, quien adelantó que en 2015 se plantea ejercer 30 por ciento de los recursos. En 2016 va 45 por ciento, y el resto en 2017 y 2018.

“Son proyectos que hemos visto, que conocemos, y un análisis más definido nos arroja la inversión de 15 mil millones de dólares en los próximos tres años”, precisó.

Estos planes son independientes de los precios del crudo y del panorama internacional, ya que México lleva dos décadas de atraso en cuanto a la construcción de infraestructura. “Esto es lo que brinda la gran oportunidad”, dijo en el Offshore Technology Conference (OTC), que se realiza en Houston, Texas.

Detalló que hay proyectos de inversión pequeños, entre ellos construir ductos en el centro del país, como el caso de Querétaro; se trata de líneas de un kilómetro, solo para conectarse a las áreas de abastecimiento de Pemex, para que las empresas puedan llevar o suministrar la gasolina o diésel a zonas muy específicas.

También hay proyectos de ductos hasta de 100 kilómetros, además se planea desarrollar centros de almacenamiento de combustibles  en todo el país, así como pequeñas refinerías.

Asimismo, hacia 2018 la Amipe prevé duplicar el números de asociados, para llegar a 5 mil empresas agremiadas; “estoy tratando de verme muy conservador, la verdad es que en cada exposición nuestro número aumenta entre 500 y 800 firmas”, agregó Legorreta.

Dijo que si algo tiene la industria petrolera mexicana es que durante muchos años ha estado en contacto con muchas empresas mundiales, la gran parte está construida de alianzas con éstas, eso ayuda a entrar con fuerza en la nueva transformación que trae consigo la reforma energética.

“El interés es exponencial, hay un cambio importante entre el preanuncio de la reforma energética a ya tenerla. Principalmente las empresas estadunidenses tenían la incógnita, ahora ya buscan formalizar alianzas con nosotros; yo diría que inclusive hay más interés de las empresas extranjeras que de las mexicanas”, explicó.

Hay dos bloques de mayor interés de las empresas, el primero son los servicios directos, lo que son las perforadoras, las extractoras y comercializadoras de crudo, las que administran las terminales de almacenamiento y las que operan los ductos.

El segundo son los servicios de forma indirecta e inclusive de nuevas tecnologías; “todos los que no estaban quieren estar ahora”.

Las empresas mexicanas buscan aliados con tecnologías que no hay en nuestro país y que fortalezcan su estructura corporativa, es decir, firmas complementarias, mencionó.

“Queremos que se promueva una política de desarrollo empresarial que vaya muy bien aterrizada de todas las compañías que formamos el sector”, agregó.

Legorreta dijo que un pendiente que no ha logrado ser resuelto tiene que ver con el financiamiento, ya que es una herramienta primordial para desarrollar todos los proyectos que están en puerta.

Insistió en que la ayuda de la banca o de los fondos de inversión permite a las empresas estar mejor preparadas para concursar en las licitaciones, y cumplir con los requisitos impuestos en los esquemas de contratación.

No obstante, reconoció que luego de la aprobación de la reforma energética, algunos de los principales actores financieros ya han comenzado a “voltear a México” y a verlo como un nuevo nicho de negocios.

“Los bancos nacionales deben entender al sector energético, pues cuando se detonan los proyectos se requieren recursos de manera inmediata, pero las instituciones tardan en responder, eso nos dice que aún deben conocer las necesidades, además de que se debe dar el nacimiento de nuevos fondos de inversión, tal y como en otros países ya existen”, concluyó.

SOBREOFERTA DE PLATAFORMAS

La caída en los precios internacionales de crudo ha provocado que exista una sobreoferta de plataformas petroleras en el país, lo que deriva en que un alto porcentaje de éstas no tenga contrato y las nuevas “llegarán” a la incertidumbre, advirtió Arturo Enríquez Autrey, director general de Procura y Abastecimiento de Pemex.

Detalló que hasta el momento, entre 30 y 40 plataformas no tienen contrato; hay unas 60 a las se les vence su contrato este año; a éstas se le suman 95 autoelevables que salen de astilleros en 2015, muchas de ellas están en especulación.

Explicó que parte del mandato del consejo de administración de Pemex fue renegociar los contratos existentes; “tenemos muy identificada y analizada la categoría de autoelevables, de modulares, semisumergibles”.

Dijo que desgraciadamente no solo se tuvo que renegociar con plataformas sino con todos los proveedores, pues un recorte de 4.5 mil millones de dólares puede ser un “ciclo vicioso”, con el cual empieza a bajar la producción.

EL DATO

También hay proyectos de ductos hasta de100kilómetros y planes  de desarrollo de centros de almacenamiento de combustibles y pequeñas refinerías.