Impulso a energía geotérmica

Las leyes energéticas de la reforma establecen que en 10 años, el 35 por ciento del total de la energía deberá ser geotérmica.
Leyes secundarias de energía promueven la generación geotérmica.
Leyes secundarias de energía promueven la generación geotérmica. (Especial )

Ciudad de México

Para 2024,  el 35 por ciento de la energía que se genere en el país deberá provenir de fuentes limpias, a fin de contribuir a la diversificación y seguridad en la materia, mediante la utilización de fuentes renovables, de acuerdo con la Ley de Energía Geotérmica, como parte de las iniciativas de leyes secundarias.

En el documento se explica que la geotermia representa notables ventajas, ya que no tiene la variabilidad de la energía solar o eólica; su suministro es continuo e independiente de las condiciones climáticas, por lo que no presenta dificultades para su incorporación a los sistemas de despacho eléctrico, una de las principales barreras y desventajas de otras energías renovables, además de que los costos por la generación de energía geotérmica no están expuestos a la volatilidad de los mercados de petróleo o gas.

México ocupa el cuarto lugar en capacidad instalada, con cerca de 840 megavatios, solo detrás de Estados Unidos, Filipinas e Indonesia, según cifras dadas en el mismo documento, y se menciona que el potencial que puede alcanzar es cercano a 10 gigavatios, pero para lograrlo se requiere explorar nuevos yacimientos.

Sin embargo, no existe un marco jurídico que genere certidumbre y regule de manera específica el aprovechamiento y explotación de los recursos geotérmicos, con fines de generación de energía eléctrica o para destinarla a usos diversos, que al día de hoy es regulada a través de disposiciones aisladas de la Ley de Aguas Nacionales, de la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el financiamiento de la transición energética.

Con dicha propuesta se busca modificar los estatutos que permitan la explotación de los recursos geotérmicos, para la generación de energía eléctrica o para destinarla a usos diversos, a través de un estatuto jurídico específico.