Restaurantes podrían perder hasta 22 mdp por Ley Seca

La Canirac indicó que buscan que como en otros estados la prohibición no aplique para los restauranteros y así evitar pérdidas para los negocios y los trabajadores.
Los bares y restaurantes deberán cerrar a la 1:30 de la madrugada.
(Miguel Ángel González Jiménez)

Monterrey

Al tratarse de un fin de semana deportivo, los restauranteros de Nuevo León podrían registrar pérdidas de hasta 22 millones de pesos con motivo de la Ley Seca que aplica por los comicios electorales que se llevarán a cabo este domingo 7 de junio, según informó el presidente de la Cámara de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), Mario Cantú González.

En entrevista, el dirigente de la Cámara explicó que esto se debe a que hay varios eventos deportivos que se estarán transmitiendo por televisión en este fin de semana, que por lo general atrae a cientos de comensales hacia los restaurantes.

Pero por lo general, la visita incluye el consumo de bebidas alcohólicas, que por disposición de ley no pueden ser vendidas en los días previos y durante las votaciones.

"Traemos varios juegos este fin de semana, y toda la gente quiere ir a un restaurante con sistema de video y sonido para verlo y por eso nos va a afectar la situación. Por eso estamos haciendo un esfuerzo para evitar la prohibición", aseguró Cantú González.

En otros estados de la república se ha anunciado que esta disposición no aplica para los restaurantes, para evitar pérdidas de esta magnitud, por lo que la Canirac se ha puesto en contacto con algunos alcaldes de Nuevo León (de la zona metropolitana principalmente) quienes se han mostrado abiertos a considerar levantar la prohibición en este tipo de establecimientos.

"Es una ley de 100 años de antigüedad que prohíbe vender bebidas alcohólicas y hemos tratado de cambiar esa situación en estas elecciones. A nivel nacional se ha logrado esto en varios municipios y estados, como Aguascalientes, Querétaro, Guadalajara, y otros que se están sumando ahorita en estos momentos", explicó.

Cantú González consideró que la afectación económica de esta prohibición no sólo es para los empresarios del sector restaurantero, sino también para los trabajadores de estos lugares como cocineros, y meseros que dependen de un ingreso. Recordó que este sector es uno de los más importantes en México en cuanto a generación de empleos formales.

Para los restaurantes locales es difícil competir contra los supermercados y tiendas de conveniencia que se ven saturados de compradores "anticipando" la Ley Seca, y que preferirán ingerir estas bebidas en la comodidad de sus hogares y no los comercios locales como los que Cantú González representa.

"Hay Ley Seca, y lo que pasa es que afectan a la industria más empleadora que tenemos en el país que es la restaurantera. Sólo en Nuevo León tenemos 15 mil 200 restaurantes, se da trabajo a más de 600 mil personas y los cocineros y trabajadores son los primeros afectados".

Por el momento, los restauranteros se encuentran a la espera de la respuesta de los alcaldes metropolitanos a quienes pidieron reconsiderar no implementar esta medida, ya que algunos no han descartado aceptar la petición sobre todo en el municipio de Monterrey y San Nicolás.

Es que de acuerdo con Cantú González, se trata de una regulación antigua que demuestra el retraso de la democracia mexicana, ya que en comparación otros países no implementan este tipo de medidas: los comicios no se llevan a cabo en domingo sino entre semana, y no existen prohibiciones a la venta de alcohol ya que hay un compromiso por parte de la sociedad para acudir a ejercer su voto.

"En otros países ni existe la Ley Seca y se vota entre semana", consideró.