Ley de navegación, la gran ausente: experto

No puede quedar fuera, ya que restringe las embarcaciones extranjeras, lo que limitará la inversión, señala consultor.
Las reglas vigentes impiden el transporte en embarcaciones extranjeras.
Las reglas vigentes impiden el transporte en embarcaciones extranjeras. (Héctor Téllez)

México

La gran ausente en el paquete de iniciativas de legislación secundaria de la reforma energética es la Ley de Navegación y Comercio Marítimos.

A consideración de Benjamín Torres Barrón, consultor del sector energético Baker & McKenzie, es una ley que no se puede quedar fuera de las modificaciones, ya que existen restricciones para las embarcaciones extranjeras, lo que impedirá la entrada de inversionistas.

“Es una de las que en su momento debe ir acompañando el funcionamiento para la exploración de pozos petroleros, de gas y en aguas profundas, para que la inversión extranjera pueda acompañarla en el mismo sentido”, dijo el especialista en entrevista.

Señala que esta ley no permite a embarcaciones extranjeras realizar actividades tanto de transporte como de navegación en aguas mexicanas.

En cuanto a contratos, se está pidiendo que en los de exploración y extracción la Secretaría de Energía deberá establecer una participación de Pemex, para las áreas contractuales en las que haya la posibilidad de encontrar yacimientos transfronterizos. En esos casos, la Ley de Hidrocarburos señala que la Comisión Nacional de Hidrocarburos brindará la asistencia técnica que sea requerida y la participación obligatoria de Pemex será de al menos 20 por ciento de la inversión del proyecto.

Con relación a este tema, Torres Barrón comentó que con esto se establece un mecanismo de control en favor del Estado mexicano.

Lo anterior es con el fin de prevenir que ante la existencia de un yacimiento transfronterizo, los recursos naturales no sean extraídos solo en beneficio de la nación vecina, sino que se compartan con el Estado en términos del tratado correspondiente, dijo el experto.

En cuanto al contenido nacional, que era uno de los temas que estaba pidiendo el sector privado en esta reforma, para que se diera una participación de las empresas nacionales en esta apertura energética, también está incluido como uno de los puntos más importantes de esta legislación secundaria.

El artículo 46 de la iniciativa de Ley de Hidrocarburos establece que “el conjunto de actividades de exploración y extracción en territorio nacional a través de asignaciones y contratos deberá alcanzar, en promedio, al menos 25 por ciento de contenido nacional”.

De acuerdo con Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Secretaría de Energía (Sener), se tendrá que llegar a este porcentaje a más tardar en 2025.

De esta forma, los asignatarios y contratistas deberán cumplir individualmente y de forma progresiva con un porcentaje mínimo de contenido nacional que la Sener, con la opinión de la Secretaría de Economía, establecerá para la exploración y extracción.

Asimismo, se deberá incluir un programa de cumplimiento del porcentaje de contenido nacional, incluidos los plazos y etapas aplicables.

En el caso de los contratos para la exploración y extracción, la meta del grado de contenido nacional deberá ser incluida en las bases del procedimiento de licitación y de adjudicación.