Ley de hidrocarburos, con "candados" anticorrupción

El fomento industrial de cadenas productivas locales será otro de los objetivos del nuevo esquema regulatorio.
La Secretaría de Energía asignará contratos.
La Secretaría de Energía asignará contratos. (Paola García)

México

Combatir la corrupción y lograr una mayor transparencia dentro de los procesos licitatorios son algunas de las disposiciones más destacadas dentro de la nueva ley de hidrocarburos, presentada por el gobierno federal.

En las iniciativas de leyes secundarias en energía se indica que los servidores públicos tendrán la prohibición de aceptar el pago de viáticos y pasajes, servicios, financiamientos o aportaciones económicas o en especie, entre otras consideraciones de valor.

También dispone que las personas físicas o morales, tanto nacionales como extranjeras, se abstengan de entregar dinero o cualquier otro beneficio a un servidor público o a un tercero que de cualquier forma intervenga en algún acto dentro del procedimiento de contratación, a cambio de que el servidor público realice o se abstenga de realizar un acto relacionado con sus funciones o con las de otro servidor público, para obtener o mantener una ventaja, con independencia de la recepción de dinero o un beneficio obtenido.

La ley de hidrocarburos, que incluye otros ocho capítulos transitorios, también hace referencia a la estrategia para el fomento industrial de cadenas productivas locales, alineadas a la demanda de la industria de hidrocarburos, por lo que se deberá integrar un catálogo de proveedores de la misma que incluya a las empresas interesadas en participar y sus necesidades de desarrollo.

En cuanto al fomento a la inversión directa, explica que se debe promover la participación de empresas mexicanas para realizar por sí mismas las actividades en la industria de hidrocarburos. También se deberá promover la asociación entre compañías mexicanas y extranjeras para realizar actividades en esta industria.

Con el fin de conocer el impacto social del área donde se otorgará una asignación o contrato en materia de hidrocarburos, se tendrá que realizar un estudio previo al otorgamiento o a la publicación de la convocatoria de la licitación correspondiente.

El análisis deberá realizarlo la Secretaría de Energía, en coordinación con la de Gobernación y demás dependencias y entidades competentes.

Se indica que para el sector energético es importante conocer la relación a generar entre un proyecto y una comunidad, para salvaguardar el bienestar y el desarrollo de las mismas, garantizar la viabilidad y rentabilidad social de los proyectos, y reducir los riesgos de inversión y costos de transacción para desarrolladores e inversionistas.

La ley pretende sentar las bases jurídicas para lograr que proyectos importantes en el sector de hidrocarburos sean implementados con el cumplimiento de las disposiciones internacionales y con la adopción de las mejores prácticas de gestión social.

En cuanto a los precios, se explica que a partir de la entrada en vigor de esta ley y en lo que resta de 2014 los precios máximos al público de las gasolinas Magna y Premium, así como del diésel suministrados por Pemex, aumentarán 9, 11 y 11 centavos cada mes, respectivamente.