Letra muerta, nuevas formas para contratar

A tres años de la reforma laboral, la iniciativa privada advierte que los esquemas contemplados son inviables en la práctica.
Los especialistas advierten que se siguen utilizando figuras de contratación que no están reglamentadas.
Los especialistas advierten que se siguen utilizando figuras de contratación que no están reglamentadas. (Shutterstock)

A tres años de que entraron en vigencia, mediante la reforma laboral, los nuevos esquemas de contratación, como el periodo de prueba, capacitación inicial, trabajo por temporada, contratación eventual y outsourcing, son poco utilizados en la práctica e incluso algunos son letra muerta debido a una sobrerregulación, afirma el gremio empresarial.

Para que una empresa pueda poner en marcha esas figuras de contratación debe tener toda una infraestructura de control, lo cual es inviable puesto que en el país 90 por ciento de las firmas tienen menos de 20 empleados y carece de la capacidad y asesoría adecuada para ello, indicó Tomás Natividad Sánchez, presidente de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Explicó que en la etapa de negociación de la reforma laboral, en la cámara de Diputados, los legisladores complicaron tanto las propuestas que las hicieron inaplicables.

Puntualizó que en los periodos de prueba y contratación inicial las empresas requieren conformar una comisión mixta “aprobadora”, que debe opinar o justificar la terminación o continuación de un contrato, lo cual es una gran carga administrativa para las empresas, sobre todo las de menor tamaño.

“En la práctica solamente ha sido letra muerta porque no se utilizan. De las nuevas formas de contratación eventual quedaron solo caricaturas de ellas”, subrayó.

Puntualizó que en lo que se refiere al periodo de prueba también se encuentran sobrerregulados, pues no se puede pactar si el contrato es de menos de seis meses, 180 días, cuando en la práctica hay necesidad de menos tiempo.

“Hay empresas que no requieren tener personal completo todo el año, sino solo por temporada de ventas grandes; como en la hotelería en temporadas de turismo”, ejemplificó.

Agregó que debido a esas situaciones se siguen utilizando figuras que no están debidamente reglamentadas en la ley, como son los contratos temporales, que se renuevan sin mucha causa legal, pero que funcionan en la práctica.

Respecto del outsourcing, Octavio Carvajal Bustamante, presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), señaló que la forma en que se reguló puede tener limitaciones.

“Hay un grado de interpretaciones que no han dejado claro el esquema; se piensa que lo que se genera es una manera disimulada de una contratación y se da también el mal uso de ese instrumento”, indicó.

A la pregunta sobre si esos instrumentos han generado un crecimiento en el empleo como se estimó cuando se aprobaron, ambos dirigentes empresariales coincidieron en que falta detonar su utilización.

“La incorporación de estas figuras aunque no han tenido quizá la explosión que nosotros queríamos para detonar el impacto, ha sido positiva; ya se están utilizando y quizá haga falta una mayor difusión”, afirmó Carvajal Bustamante.

A su vez, Natividad Sánchez señaló que si se ha registrado un crecimiento más grande en el empleo ha sido en gran parte trabajo del Seguro Social, porque ha mejorado su inspección y la mayoría de esos empleos son las correcciones a la contratación de actividades que ya existian, y no tanto por la utilización de nuevos esquemas en las contrataciones.

La versión oficial

En días pasados el titular de la Secretaría del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, en la Reunión Ministerial del Comité de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos afirmó que la reforma laboral permitió un marco laboral mucho más flexible y capaz de adaptarse a las nuevas formas de contratación derivadas del cambio tecnológico.

El funcionario agregó que ello ha permitido a más gente incorporarse al trabajo formal sin seguir los estándares rígidos de otros países, por lo cual está reduciendo el desempleo abierto.

Juan Trejo Magos, subdirector de Encuestas de Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, explicó que es difícil medir la efectividad de la reforma en el empleo, puesto que a la par de ella se han implementado otras políticas, como la reforma fiscal y el programa de formalización de empleo, que han tenido efectos en ese sentido.

De acuerdo con estimaciones de la Concamin, para este año se calcula un registro de empleo en el IMSS de alrededor de 700 mil personas y una tasa de desocupación de alrededor de 4.2 por ciento.

180

Días es el periodo de prueba para nuevos trabajadores contemplado en la reforma laboral.

4.2%

Es la tasa de desempleo con que cerrará 2016, según estimaciones de la Concamin.