Lanza GM servicio para compartir auto

El lanzamiento de Maven llega en un momento en que los conductores dejan de comprar vehículos.
Dan Ammann, presidente de la firma.
Dan Ammann, presidente de la firma. (Nacho Doce/Reuters)

Londres

General Motors dio a conocer una nueva marca para compartir coche solo unas semanas después de que invirtió 500 millones de dólares en Lyft, el servicio para solicitar transporte, ya que las grandes automotrices se preparan para un futuro en el que los conductores ya no serán dueños de los vehículos.

Maven, el nuevo servicio, que se deriva de la palabra hebrea para la sabiduría, hizo su debut esta semana en Ann Arbor, Michigan, como un servicio para compartir automóvil con sede en la ciudad. Se pondrá en marcha un programa similar en Chicago y se va a expander a Nueva York. GM también tiene programas peer to peer para compartir coche en Frankfurt y Berlín.

Las automotrices tradicionales tienen la preocupación del cambio generacional que pasa de tener dueños absolutos de los vehículos a un concepto más nebuloso de “movilidad”.

Aplicaciones como Uber y Lyft, que ofrecen taxis que se piden a través de un smartphone, y los grupos para compartir vehículo, como Zipcar, plantean una gran amenaza para la forma como históricamente se venden los vehículos. Empresas como GM se preparan para perder su relación directa con muchos clientes.

“GM está a la vanguardia en la redefinición del futuro de la movilidad personal”, dijo el presidente de GM, Dan Ammann, cuando anunció ayer Maven.

El año pasado, Ammann dijo que los vehículos de motor —sobre los cuales se construyeron los 107 años de historia de la compañía— ahora muchos citadinos los consideran inadecuados, porque se deprecian “muy rápido, se usa 3 por ciento del tiempo, y se paga una gran cantidad de dinero para estacionarlo 97 por ciento del tiempo”.

GM dijo que la idea es de especialistas en servicios de compartir transporte y vehículos compartidos de Google, Zipcar y Sidecar, un rival de Uber que ya desapareció y que GM adquirió esta semana.

GM no es el único fabricante de automóviles que se mueve hacia los coches compartidos. Ford, su rival al otro lado de la ciudad, anunció la semana pasada su aplicación FordPass, que agrupa varios proyectos de movilidad de la compañía.

Las automotrices alemanas también empezaron a recorrer este camino. BMW están en pruebas de su programa para compartir vehículos DriveNow -que cuenta con Minis, coches de la serie 1, y los eléctricos i3S- en nueve ciudades, y Daimler tiene la marca Mercedes me. Toyota realizó varias pruebas en Japón y Europa.

“Los fabricantes de automóviles luchan para que se les considere como agresores y no no víctimas ahora que la industria se enfrenta a una alteración”, dijo George, Galliers, analista de Evercore ISI. “Sin embargo, hasta que los servicios de movilidad resulten en ventas y ganancias significativas que los fabricantes estén dispuestos a producir y divulgar, es poco probable que el mercado le de mucho crédito a las compañías”.

Julia Steyn, directora de movilidad urbana de GM, dijo: “Ya que proyecta que más de 25 millones de clientes en todo el mundo van a utilizar alguna forma de movilidad compartida en 2020, Maven es un elemento clave de nuestra estrategia para el cambio de modelo de la propiedad en la industria automotriz”.

500 mdd

invirtió GM en Lyft, servicio para solicitar auto; la firma se preparan para una era distinta