Lala creció menos de 5% en primer trimestre de 2015

La empresa detalló que sus ventas netas alcanzaron 11 mil 630 millones de pesos, un crecimiento de 4.7 por ciento.
Los centros de trabajo de Lala, sin excepción, cuentan con una planta tratadora de agua, afirmó Luis Rey Delgado García, de Comunicación y Asuntos Públicos.
Grupo Lala anunció que durante el primer trimestre del año sus ventas netas alcanzaron 11 mil 630 millones de pesos. (Archivo)

Ciudad de México

Grupo Lala anunció que durante el primer trimestre del año sus ventas netas alcanzaron 11 mil 630 millones de pesos, un crecimiento de tan sólo 4.7 por ciento en comparación con los 11 mil 108 millones registrados en el mismo periodo pero de 2014.

Sin embargo, el flujo operativo (Ebitda) y la utilidad neta consolidada incrementaron 25.8 y 18.6 por ciento, respectivamente, indicó la compañía en su reporte emitido a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

"Iniciamos el 2015 entregando resultados positivos. Mientras que los ingresos crecieron aún por debajo de nuestras expectativas y potencial, mejoramos nuestra rentabilidad gracias al éxito de los programas de productividad en plantas, así como a las eficiencias alcanzadas en distribución y logística, aunado al control generalizado de costos y gastos", refirió Scot Rank, director general de Lala.

Scot, quien asumió el cargo el pasado primero de marzo pasado, añadió que aunque se percibe "una lenta" recuperación del consumo, confían en mantener cifras positiva en el futuro gracias a las oportunidades que presenta la industria y su habilidad para capitalizarlas de manera favorable.

Detalló que el aumento en las ventas y en el Ebitda a mil 641 millones de pesos al cierre del primer trimestre de 2015 se debe a la estrategia de precios que se ha llevado a cabo en los últimos cinco meses, así como al crecimiento no orgánico derivado de la consolidación de nuevas categorías, resultado de la adquisición de Eskimo, en diciembre de 2014.

Cabe destacar que por segmentos el 66.3 por ciento de las ventas corresponden a lácteos (leche pasteurizada, en polvo, entre otros); en tanto el 28 por ciento a derivados (cremas, mantequillas, yogurt y queso) y 5.7 a bebidas y otros productos como embutidos.