Kirin vende a Heineken su operación en Brasil

Transacción por 700 mdd.
El acuerdo coloca a la firma como la mayor cervecera en Brasil.
El acuerdo coloca a la firma como la mayor cervecera en Brasil. (Shutterstock)

Tokio

Kirin terminó su fallido proyecto en Brasil con la venta por 77 mil millones de yenes (700 millones de dólares) a Heineken de su operación en problemas, ya que la cervecera japonesa cambia sus planes de gasto en el extranjero al sureste de Asia.

El acuerdo, que se anunció el lunes, hará que Heineken sea la segunda mayor compañía cervecera en Brasil, con 17 por ciento de participación de mercado, y permitir a la cervecera holandesa desafiar el dominio de su rival Anheuser-Busch InBev en su mayor mercado.

Kirin entró a Brasil, el tercer mayor mercado mundial de cerveza, en 2011 con la adquisición por 3 mil 900 mdd de la compañía familiar Schincariol, ya que buscaba expandirse más allá de su mercado nacional.

Pero la compra tuvo un fuerte peso en el desempeño de Kirin, ya que la economía brasileña pasó por una fuerte desaceleración. Para mantener el control del grupo, la cervecera japonesa tuvo que luchar con algunos miembros de la familia Schincariol, quienes buscaron una orden judicial contra la adquisición.

El volumen de venta de cerveza de Kirin cayó 25 por ciento desde 2012, y en 2015 el grupo publicó su primera pérdida neta anual desde que comenzó a cotizar en 1949, después de pasar por una transformación en la operación brasileña.

La unidad reportó una pérdida operativa de 509 millones de reales (163 millones de dólares) en 2015, aunque eso se redujo a 284 millones de reales el año pasado.

En un comunicado el lunes, Kirin dijo que llegó a la conclusión de “que hay limitaciones para transformar a Brasil Kirin en una operación sustentable y rentable por cuenta propia”.

Los problemas de Kirin en Brasil llevaron a evitar grandes adquisiciones en los últimos años. Pero el grupo señaló que continuará invirtiendo en el sureste de Asia, donde ya tiene una participación de 48 por ciento de San Miguel Brewery, en Filipinas.

Junto con la venta de la unidad brasileña, la cervecera dijo que también acordó invertir 4.3 millones para tomar una participación mayoritaria en Mandalay Brewery, de Myanmar. El acuerdo fortalece su presencia en un mercado de rápido crecimiento tras la compra por 560 millones de dólares de Fraser y 55 por ciento de la participación de Neave en Myanmar Brewery en 2015.

A pesar de las difíciles condiciones económicas en Brasil, Heineken dijo que las bases a largo plazo del mercado de cerveza del país son atractivos debido al crecimiento de su población.

“Esa transacción marca un cambio sustancial de tamaño en un atractivo mercado de cerveza, al aprovechar nuestro éxito en el segmento premium y fortalecer nuestra plataforma para el futuro crecimiento”, dijo Jean-François van Boxmeer, director ejecutivo de Heineken.

AB InBev redujo sus pronósticos de ingresos en octubre después de que los volúmenes en Brasil cayeron 4 por ciento en el tercer trimestre, pero Heineken registró un sólido crecimiento, gracias a la resistencia del mercado de cerveza premium, que es su principal operación en el país.