Kia mantiene planes pese a retrasos del gobierno de NL

La planta de la automotriz en Pesquería, Nuevo León, se ha visto afectada por retrasos en el sistema de drenaje pluvial, mientras que un gasoducto no permite concluir pruebas.
Seong Bae Kim, presidente de Kia Motors México.
Seong Bae Kim, presidente de Kia Motors México. (Leonel Rocha)

Pesquería, Nuevo León

La automotriz sudcoreana Kia indicó que sus planes continúan igual en cuanto a la producción de su modelo Forte en su planta de Pesquería, Nuevo León programada para el primer trimestre del siguiente año, a pesar de que por el retraso en obras del gobierno estatal se ha visto afectada la construcción de la planta y algunas pruebas del proceso de producción.

Añadió que esos retrasos se deben a que hay un nuevo gobierno y necesita conocer más a fondo sobre los requerimientos de la planta. Algunos problemas son el retraso del sistema de drenaje pluvial, deficiencia en la capacidad eléctrica que recibe la planta, falta de agua para cubrir algunos de los procesos para hacer pruebas de sus automóviles, un problema con una vía férrea para exportar los vehículos a Estados Unidos y un gasoducto que no permite concluir su pista de pruebas.

Héctor Huerta, gerente de construcción de la planta de Kia, indicó que el gasoducto tiene aproximadamente 30 pulgadas de diámetro y 800 libras de presión; “realmente estamos parados sobre una bomba. Tuvimos unos retrasos por la reubicación de este ducto, aunque ya tenemos los permisos para comenzar a construir por debajo de esa línea de gas”.

En cuanto a la energía eléctrica, comentó que estuvieron trabajando con plantas eléctricas que operan con diésel en algunos de los centros, lo que resulta muy costoso, y ahora que cuentan con el servicio no es suficiente la capacidad eléctrica, debido a la falta de una conexión de la Comisión Federal de Electricidad.

Solo tenemos 20 megavatios y requerimos 70 para poder hacer pruebas; en el futuro necesitaremos 140 para comenzar a operar al 100 por ciento, dijo.

La compañía también informó que tiene un retraso de ocho meses en la construcción de 50 kilómetros de vía para conectar a la planta y permita la exportación a Estados Unidos y Canadá, pero esperan no tener retrasos cuando inicien operaciones, pues ya se encuentran en pláticas con el gobierno federal.

Respecto de los retrasos por parte del gobierno estatal, el presidente de Kia para México, Seon Bae Kim, indicó que ya le hicieron saber a la administración actual sobre esas necesidades, por lo que esperan una pronta solución.

Algunas obras enfrentan retrasos hasta de ocho meses, por lo que la empresa ha tenido que realizar inversiones para evitar mayores plazos, aunque no quiso dar cifras.

Seon Bae Kim indicó que es difícil en este momento saber las pérdidas en esta planta, que es la más grande de la marca y en la cual se realizará una inversión final de 3 mil millones de dólares.

Respecto al paquete de incentivos que recibió la armadora por parte del gobierno de Nuevo León, el presidente de Kia dijo que están en proceso de discutir y llegar a una solución, luego de que el secretario de Desarrollo Económico, Fernando Turner, indicara que no era legalmente válido y que los incentivos eran excesivos.

"Nosotros respetamos los convenios de inversión que tuvimos el año pasado, por lo que pedimos que se continúe. Queremos comentar que cuando Kia quiso venir con esta inversión, participamos en una licitación transparente y firmamos por acuerdo mutuo, y estamos confiados en que el gobierno cumplirá", concluyó Seon Bae Kim.