KCSM comienza con las importaciones de diésel

La ferroviaria trae el combustible desde refinerías de Texas para autoconsumo; negocia alianzas para el almacenamiento.
Kansas City Southern de México analiza la compra de nuevos carrotanques para la importación de combustibles.
Kansas City Southern de México analiza la compra de nuevos carrotanques para la importación de combustibles. (Shutterstock)

Kansas City Southern de México (KCSM) inició las importaciones de diésel de ultra bajo azufre y analiza la creación de alianzas con empresas de diseño, construcción y operación de terminales de almacenamiento, aseguró su presidente y representante ejecutivo, José Zozaya.

La subsidiaria de la estadunidense Kansas City Southern es uno de los principales consumidores de diésel en el país y estima que las importaciones sean para serán para consumo propio y de sus clientes.

De acuerdo con información de la Secretaría de Energía, en la relación de permisos de importación de diésel al 17 de junio de 2016, KCSM tiene permitido importar 120 millones de litros entre el 19 de abril de este año y el 19 de abril de 2017.

En entrevista con MILENIO, José Zozaya, explicó que entre los retos de entrar al sector energético es que es un mercado que se rigen por los precios internacionales del petróleo.

“La incertidumbre de la inversión hay que cuidarla, porque no dependerá de un control de tarifas o precios, sino del comportamiento de los precios internacionales, así como de la oferta y la demanda en México”.

Sostuvo que la importación de diésel comenzó hace unos días, proveniente de las refinerías de Texas y en un primer momento el producto se llevará a diferentes destinos donde existen instalaciones, de Pemex principalmente.

A futuro, estima que se realizará una redistribución de los energéticos en la medida en que se construya una nueva red de distribución. “Con la reforma energética se reconfigurarán los esquemas de distribución de combustibles y el ferrocarril será pieza clave, pues es considerado un ducto rodante”, expresó.

Para la incursionar en la importación de energéticos, dijo que además de la transportación de productos energéticos, que es el principal negocio de la ferroviaria, se trabaja para tener lugares de almacenamiento y redistribución de los productos energéticos; sin embargo, en esta división buscan una alianza y están en pláticas con empresas distribuidoras.

“Hemos tenido acercamiento con las empresas que se dedican a la diseño, construcción y operación de terminales porque creemos que debe haber una conjunción importante entre el ferrocarril y estas empresas para lograr que el producto llegue a su destino final y se abre otra puerta importante para el ferrocarril”.

Se requiere que las terminales de almacenamiento estén ubicadas estratégicamente y posteriormente redistribuir al consumidor final. “Esto va a llevar a diferentes destinos donde hoy existen instalaciones, cuando se tenga un volumen más fuerte se requerirán terminales con mayor capacidad”, dijo.

Hasta ahora la infraestructura es suficiente, no existen cuellos de botella, lo que se debe de hacer es una redistribución, conforme al nuevo sistema que va a ser privado, aunque en muchos casos seguramente se estará ocupando las terminales existentes públicas.

Entre las inversiones que prevé la ferroviaria para atender al nuevo mercado energético, dijo que a futuro analizarán la compra de carrotanques y la construcción de infraestructura destinada al mercado energético.