Jóvenes los que más sufren discriminación laboral

Según un estudio de la empresa Manpower, no basta tener una carrera profesional, ni estar altamente calificados para un empleo. Incluso algunos son contratados con salarios por debajo de la media.
El trabajo de investigación se enfoca en la discriminación de personas de 18 a 30 años.
El trabajo de investigación se enfoca en la discriminación de personas de 18 a 30 años. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

El año pasado se registraron 73 millones de jóvenes desempleados en regiones de México, Centroamérica y República Dominicana.

Si bien es cierto que los empleadores están buscando incluir a este sector de la población en las organizaciones, existen algunos factores que impiden su incorporación en las fuentes de trabajo.

En primer lugar, la discriminación laboral principalmente hacia la edad de los candidatos. Un 38 por ciento ha sentido exclusión por este motivo, al momento de solicitar trabajo y 60% considera la falta de experiencia como otro de los motivos.

"La discriminación en los jóvenes no solo tiene que ver con su falta de preparación o inexperiencia laboral".

Seguido de siete por ciento por la falta de conocimientos y otro siete por ciento por la apariencia física.

Cabe destacar que 27 por ciento de las mujeres jóvenes, percibieron discriminación por la falta de conocimientos al ser contratadas, en contraste con ocho por ciento de los hombres.

El estudio realizado por Manpower en 996 empresas, que participaron en la muestra durante el 2013, pertenecen a México en 50%, luego de una participación de 12 por ciento de El Salvador. El resto de los países aparecen con diez por ciento o menos.

Con este número de participantes, el margen de error para esta encuesta es de cinco por ciento, con un nivel de confianza del 95 por ciento.

Dispuestos a aprender y aportar ideas

De acuerdo al estudio, las principales ventajas de contratar personal joven, radica en su disposición para aprender, aportar ideas frescas al negocio, así como su motivación y entusiasmo. Características que las empresas globales buscan en su talento.

Sin embargo presenta un reto para las organizaciones, pues implica que para que una organización aproveche estos puntos fuertes, deberá contar con una cultura que promueva la participación en la toma de decisiones.

Es decir, que los líderes estén dispuestos en primer lugar, a promover el aprendizaje mediante una capacitación continúa.

Y en segundo lugar, delegar responsabilidades haciendo partícipes a sus subordinados en las decisiones del área, así como generar modelos más flexibles de trabajo que faciliten el desarrollo profesional.

Las empresas participantes pertenecen a diversos sectores económicos: 27 por ciento son de servicios, 20 por ciento de comercio, 12 por ciento de manufactura y siete por ciento del sector financiero.

Así como cuatro por ciento de comunicaciones y transporte y dos por ciento se dedican a la agricultura y pesca. Mientras que el 25 por ciento restante, pertenecen a rubros como el aeronáutico, automotriz, tecnología, consultoría y otros.

Jóvenes, sector más discriminado 

El trabajo de investigación se enfoca en la discriminación de personas de 18 a 30 años.

Las organizaciones deben contar con una cultura que promueva la participación de los jóvenes en la toma de decisiones.

Diversos estudios destacan que son el sector de la población más discriminado en materia laboral, ya que no basta tener una carrera profesional, ni estar altamente calificados para obtener un empleo. Asimismo, otro factor es la falta de experiencia.

Explicó que considerando esto, se provoca que algunos sean contratados con salarios por debajo de la media.

Asimismo, la urgente necesidad para integrarse al mundo laboral en aras de aportar ingreso familiar, ocasiona que algunos opten por buscar un subempleo o bien un trabajo informal.

"La discriminación en los jóvenes se aborda desde diferentes aristas, no solo tiene que ver con su falta de preparación o inexperiencia laboral, sino que intervienen otros aspectos como educación y cultura", añadió.

No obstante, el estudio señala que las empresas, el gobierno y los mismos jóvenes pueden realizar acciones para acceder al mundo laboral y convertirse en el motor de la economía de un país.