El más poderoso agente del futbol

El portugués Jorge Mendes ha negociado las contrataciones del jugador mejor pagado, Cristiano Ronaldo, y del segundo entrenador con mayor paga del mundo, José Mourinho.
El apoderado portugués junto al delantero colombiano Radamel Falcao.
El apoderado portugués junto al delantero colombiano Radamel Falcao. (Valey Hache/AFP)

Portugal

Hace casi 20 años, en su club nocturno en la airosa ciudad costera de Caminha, en el norte de Portugal, Jorge Mendes se convirtió en agente de futbol. Utilizando sus propios recursos, encanto y una modesta carrera como jugador semiprofesional, se hizo amigo del portero Nuno Espírito Santo. El encuentro cambió la vida de los dos. Mendes se convirtió en el agente de Nuno y lo llevó al Deportivo La Coruña, en España.

“Jorge nunca me quitó un centavo, aunque habíamos acordado que habría un bono”, dice Nuno. “Rompió el cheque frente a mis ojos y me dijo que nunca lo cobraría”. Otros jugadores portugueses y españoles empezaron a llegar al club nocturno de Mendes, quien negociaba sus transferencias.

Aunque pocos fanáticos lo conocen, este vivaracho portugués podría ser considerado ahora el agente más poderoso del futbol. Puede ganar millones en una tarde. Una de las imágenes de las transferencias de este verano salió del estadio del Mónaco: Mendes sentado con Radamel Falcao, hablando por alguno de sus teléfonos para arreglar el préstamo del delantero colombiano del Mónaco al Manchester United. También arregló dos de las transferencias más importantes del verano: Ángel Di María del Real Madrid al United y James Rodríguez del Mónaco al Real Madrid.

Este verano participó en transferencias con un valor de más de 250 millones de euros. El valor de mercado de sus clientes pasa los 500 millones de euros. La historia de su ascenso revela el poder de los agentes en un mercado de transferencias ineficiente, que está basado en las relaciones personales pero que cada vez es más lucrativo. Al representar tanto a entrenadores como a jugadores, y al tratar principalmente con clubes particulares de élite, el agente puede ayudar a determinar en donde juegan los mejores futbolistas.

El distrito industrial dilapidado de Lisboa donde Mendes, de 48 años, se crió quedó muy atrás. A los 20 se mudó al norte de Portugal y ganaba más con su tienda de renta de videos que como futbolista. “No era un gran jugador”, admite. A los 30 abandonó el juego. Ya para entonces tenía un club nocturno.

En 2003-04 su carrera como agente despegó, en parte gracias a estar en el lugar correcto en el momento correcto. Había estado trabajando con talentos jóvenes, y en 2003, uno de ellos, Cristiano Ronaldo, llamó la atención del Manchester United. Juntos volaron para conocer al director técnico del equipo, Sir Alex Ferguson. Ronaldo, quien entonces no hablaba inglés, recuerda: “Mendes me explicó que Ferguson quería que me quedara en Manchester. Yo estaba en shock y nervioso”.

Pocos tienen la reputación que tiene Mendes de cuidar a su rebaño. Desde inversiones hasta servicios de salud, él y la gente de su agencia, Gestifute, manejan las vidas de sus clientes. Sir Alex lo considera “el mejor agente con el que he tratado, sin duda alguna”.

Mendes no solo maneja jugadores. En 2004, José Mourinho, entonces entrenador del Porto, dejó a su agente para irse con Mendes, quien lo ayudó a llegar al Chelsea. Hoy, Mendes está considerado como el agente mejor pagado, Ronaldo como el jugador mejor pagado y Mourinho es el segundo entrenador mejor pagado.

Es una cadena poderosa. Mourinho, ahora de vuelta en Chelsea, suele contratar jugadores de su agente:  recientemente Diego Costa del Atlético de Madrid. El primer cliente de Mendes, Nuno, es desde este verano entrenador del Valencia. Y ahora, jugadores representados por Gestifute se unieron al club.

Con frecuencia los clubes acusan a los agentes de manipular a los jugadores, pero en privado muchos buscan a Mendes. Lo más importante es que controla la materia prima del juego: el talento. Ningún directivo del equipo puede igualar su red de relaciones.

Trabajador incesante, con frecuencia viaja con su esposa, Sandra, quien también trabaja para Gestifute. Juntos tienen tres hijos, además de las dos hijas de un matrimonio anterior. Dice que puede pasar hasta 20 horas del día al teléfono. “ Creo que tiene cuatro teléfonos, al menos son los que pone en la mesa”, dice Roberto Branco Martins, de la Asociación Europea de Agentes de Futbol.

El impacto del agente en la liga portuguesa no tiene medida. Utiliza a Portugal como punto de entrada a Europa de jugadores sudamericanos: Falcao, Rodríguez, Di María y Costa llegaron por aquí. En parte gracias a Mendes, dos clubes de este pequeño y empobrecido país, Benfica y Porto, están entre los 11 mejores de Europa. Podría llamársele la mano invisible del mercado de transferencias.

250 mde
Fue el importe de las transferencias que logró Jorge Mendes este verano en las distintas ligas europeas.

500 mde
Es el valor de mercado de los clientes del agente portugués, quienes van de Ángel Di María a James Rodríguez.