Jefe de GSK busca ganar la confianza de inversionistas

Sir Andrew Witty buscará demostrar que su plan de transformación va por buen camino, en un discurso que dará en la JPMorgan Healthcare Conference, en San Francisco.
Las oficinas centrales de la farmacéutica en Londres.
Las oficinas centrales de la farmacéutica en Londres. (AFP)

Londres

El asediado presidente ejecutivo de GlaxoSmithKline se prepara a realizar un gran esfuerzo para restablecer las percepciones de los inversionistas de la farmacéutica británica en problemas, mientras entra en un periodo crucial en su esfuerzo por reactivar el crecimiento.

Sir Andrew Witty buscará demostrar que su plan de transformación va por buen camino, en un discurso que dará en la JPMorgan Healthcare Conference, en San Francisco, la próxima semana, un evento que tradicionalmente ayuda a darle forma a los temas de inversión de la industria farmacéutica para el año que inica.

Argumentará que el crecimiento en los nuevos medicamentos —especialmente para el VIH— empieza a compensar la caída que sufrió por el fármaco contra el asma Advair, de GSK, con mayor reforzamiento procedente de la mejora en la línea de investigación y desarrollo.

La presentación marcará el intento de más perfil de Sir Andrew hasta el momento para cambiar el estado de ánimo que tienen los inversionistas sobre GSK por el desplome de los ingresos y las ventas de los dos últimos años.

Desde principios de 2014, las acciones de la compañía cayeron casi 14 por ciento, mientras que el del índice de farmacéuticas de S&P subió un tercio.

Sir Andrew espera tener un impulso similar al fuerte repunte que lograron las acciones de AstraZeneca, la otra gran farmacéutica del Reino Unido, después de que su presidente ejecutivo, Pascal Soriot, realizó una optimista presentación en la conferencia de JPMorgan en 2014.

Hay riesgos que se relacionan con sus eventos de este tipo si el contenido de la presentación no logra satisfacer las expectativas de los inversionistas.

La conferencia de San Francisco, que empieza el 11 de enero, se convirtió en la reunión anual más grande de inversores y ejecutivos de salud desde que se realizó por primera vez hace 34 años.

Los grandes accionistas a los que entrevistó FT dijeron que el mal desempeño de GSK puso a prueba la paciencia, pero la mayoría está dispuesta a darle a sir Andrew un tiempo para concretar su plan de transformación.

“Esa compañía tiene un aura de potencial no cumplido”, dijo uno de los 20 principales inversores. “Pero creemos que es un mal momento para cambiar de capitán”.

Hay señales de que la confianza aumenta, ya que los resultados del tercer trimestre fueron mejores de los esperados, y en noviembre hubo una presentación optimista de investigación y desarrollo.

Los analistas de Morgan Stanley dijeron el mes pasado que después de tres años de reducciones, “las ganancias finalmente deben tocar fondo y crecer a un nivel de dos dígitos en 2016”.

Eso debe “ser atractivo para los inversionistas, que buscan historias de transformación”, agregaron, mientras advirtieron que siguen las preguntas sobre el panorama a largo plazo.