Jefe de Fiat Chrysler pide "combinarse" ante nuevas tecnologías

Lograr el renacimiento de Alfa Romeo es la primera prueba para Sergio Marchionne en su intento por demostrar que es “hombre de automóviles”.
El CEO, durante su presentación en el Salón del Automóvil de Detroit.
El CEO, durante su presentación en el Salón del Automóvil de Detroit. (Mark Blinch/Reuters)

Pekín

El renacer de Alfa Romeo es la primera prueba para Sergio Marchionne para demostrar a los inversionistas que es un “hombre de automóviles”.

Para alguien tan directo, Marchionne parece aficionado a las palabras opacas como desintermediación. Al franco presidente ejecutivo de Fiat Chrysler Automobiles le preocupa que las tendencias clave en la industria del motor —en especial vehículos eléctricos y de autoconducción—puedan tener como resultado no solo que los fabricantes pierdan su participación de utilidades, sino su razón de ser.

Marchionne repitió que los principales nombres de la industria deben unirse mediante fusiones y adquisiciones, para que puedan tener un mejor posicionamiento para invertir en las tecnologías del futuro, un punto de vista que articuló apasionadamente en una presentación en mayo de 2015.

En el Salón del Automóvil de Detroit, Marchionne le dio un toque de diplomacia al argumento. Dijo que las automotrices deben combinarse con el fin de competir en el creciente mercado de autos eléctricos. De otra manera, corren el riesgo de ceder su factor central de competencia de la fabricación de motores y transmisiones a los proveedores, en un proceso que llamó desintermediación. Pero el negociador, que unió a la italiana Fiat y a la estadunidense Chrysler, también dijo que abandonó la idea de lograr otra gran transacción en el corto plazo.

La atención ahora se centra hacia qué tan bien aquel contador que se convirtió en industrial puede ejecutar su plan para mejorar el desempeño de Fiat Chrysler. Marchionne se comprometió a dejar su puesto en 2018, momento en el que ya se sabrá si tuvo éxito su plan quinquenal que dio a conocer en 2014, del cual se burlaron y lo consideraron una fantasía. “Algunas personas sugirieron que la razón de por qué buscamos un acuerdo es por el hecho de que queremos esquivar nuestro compromiso de desempeño de 2018, algo que fundamentalmente es un montón de tonterías”, dijo en Detroit.

Para 2018, Fiat Chrysler busca vender 7 millones de coches al año, frente a un pronóstico de la firma de 4.8 millones para 2015. Los ingresos deben alcanzar los 132 mil mdd, el ingreso neto debe ser superior a 5 mil mdd en tres años. Esto se compara con la directriz de la compañía de 2015 para lograr ingresos de 110 mil mdd y un ingreso neto de mil 100 millones de dólares. La deuda neta debe caer a menos de mil mdd, en comparación con los 7 mil 800 mdd de finales de septiembre. Marchionne se comprometió con el objetivo financiero de 2018, entre otras cosas porque está por recibir acciones por un valor de casi 36 millones de dólares si logra alcanzar la cifra de ingresos netos. Pero a finales de mes actualizará la información a los inversionistas sobre el progreso, junto con los resultados de 2015, y se espera que modifique el pronóstico del volumen y los planes de las inversiones.

El renovado énfasis en el plan de desempeño será una prueba para ver si Marchionne es un “hombre de automóviles”. Gran parte depende de la reactivación propuesta de la marca de gama alta Alfa Romeo.

El Giulia, el nuevo sedán, saldrá a la venta en primavera, el primero de nueve modelos que se lanzarán hasta 2018 con una nueva plataforma. Pero el gasto de capital previsto de Alfa se retrasó y Fiat Chrysler advirtió que gran parte del crecimiento que se asume en el plan se hizo con China en mente, donde las ventas de autos de lujo bajaron, pero al final el éxito depende de EU.

Cerca de 85 por ciento de las ganancias de operación de Fiat Chrysler ahora provienen de Norteamérica, de acuerdo con los analistas de Exane BNP Paribas. Después de la división de Ferrari este mes —que representó alrededor de 12 por ciento de las ganancias antes de interés e impuestos de Fiat Chrysler en 2014— la empresa con sede en Londres depende más que nunca de su marca Jeep en un momento en que lo analistas cuestionan qué tanto crecimiento queda en el mercado de EU, que está a nivel de ventas récord. Mientras tanto, a algunos expertos no les convence que Marchionne renuncie a la idea de concluir otro gran acuerdo antes de su salida.

La petición de Marchionne por una consolidación el año pasado llegó acompañada por varios acercamientos con General Motors, incluidas tres cartas a Mary Barra, la presidenta ejecutiva, y Tom Solso, ex presidente, de acuerdo con una persona familiarizada con el asunto. La realidad es que GM los ignoró de una manera más brutal de lo que esperaban, agrega esta persona. En la contabilidad por la separación de Ferrari, la capitalización de mercado de Fiat Chrysler ahora es de alrededor de 10 mil 500 mdd, frente a 47 mil 500 mdd de GM. Mientras se cree que GM todavía es el socio óptimo, Marchionne dijo el lunes que Fiat Chrysler busca una serie más amplia de combinaciones. ¿Cómo nos posicionamos para jugar un papel significativo después de 2018? Agregó… es un mundo diferente.

El impulso fiscal y el estímulo de China alimentan las esperanzas de un aumento de ventas de 6% en 2016.

Los fabricantes automotrices chinos esperan vender 6 por ciento más, gracias al paquete de estímulos de reducción de impuestos con el que buscan revertir las cifras de ventas sin cambio o a la baja del año pasado. Los cambios en los impuestos sobre las compras de coches de motor pequeño ya ayudaron a impulsar 4.7 por ciento las ventas en 2015, de acuerdo con la Asociación de Fabricantes de Automóviles de China (CAAM), un grupo nacional de cabildeo. A esta hora el año pasado la CAAM pronosticó un crecimiento de 7 por ciento para 2015, pero lo recortó a 3 por ciento en julio debido a un mal panorama de medio año. En medio de la peor caída de la Bolsa de Valores de China desde 2007, las cifras de ventas al mayoreo en junio mostraron un descenso de 3.4 por ciento anual, la primera caída en la industria desde 2013. Las ventas también sufrieron por las restricciones de placas de circulación en algunas ciudades que buscan reducir los congestionamientos y la contaminación; sin embargo, el gobierno redujo los impuestos a la mitad en octubre para vehículos con motores de 1.6 litros o menos hasta finales de 2016. A partir de entonces, el sector logró unas tasas de crecimiento anual de 17.6 y de 15.4 por ciento en noviembre y diciembre.

7,800 mdd

Deuda neta de Fiat Chrysler a septiembre de 2015; uno de los objetivos del plan financiero de Sergio Marchionne hacia 2018 es reducir el pasivo en mil mdd

7 millones

Automóviles que prevé vender Fiat Chrysler en 2018 frente a un pronóstico de la firma de 4.8 millones para 2015; en su proyecto, los ingresos deben alcanzar los 132 mil mdd