En Italia crece la participación de pequeñas empresas en bolsa

Hace su debut una marca de vinos cuyos viñedos pertenecen a descendientes del poeta Dante Alighieri.
Las tierras de cultivo.
Las tierras de cultivo. (Especial)

Masi Agricola, una empresa familiar de séptima generación que produce vinos de viñedos cuyos dueños son los descendientes del poeta Dante Alighieri, es la última compañía de alimentos italiana que empezará a cotizar en la bolsa de valores, a medida de que los alimentos y bebidas de primera calidad se vuelven más populares entre los consumidores.

El debut de mañana de Masi Agricola se da en medio del empuje del gobierno reformista de Italia para lograr que más empresas pequeñas y medianas del país, que constituyen la columna vertebral de la economía nacional, empiecen a cotizar en la bolsa de valores, ya que los préstamos bancarios tradicionales disminuyeron desde la crisis de la zona euro.

En un estudio reciente que realizó la Universidad Bocconi de Milán se sugiere que si se duplicara el número de empresas que cotizan en la bolsa de valores de Italia a cerca de 600 empresas, el producto interno bruto del país recibiría un impulso hasta de 1 por ciento.

Entre los planes del gobierno se encuentra utilizar el fondo de riqueza soberana de Italia de 400 mil millones de euros como inversionista para facilitar el paso de las empresas pequeñas a la bolsa de valores.

Los banqueros no descartan que otros grupos italianos de alimentos busquen una salida a bolsa en medio del mayor interés que muestran los inversionistas por las empresas de alimentos y bebidas de primera calidad, ya que aprovechan la tendencia creciente de este tipo de productos.

Masi Agricola sigue el ejemplo de la empresa italiana de café Massimo Zanetti Beverage Group, propietaria de las marcas Segafredo y Chock Full o’Nuts, para cotizar en la bolsa de valores de Milán.

Hizo su debut en mayo, después de fijar su precio en la parte inferior de su gama.

Eataly, la cadena de comida italiana con una tienda insignia en la Quinta Avenida de Nueva York, tiene planes de salir a bolsa en 2016, mientras que Illycaffè contrató a Roland Barger para buscar las opciones estratégicas, que incluyen una oferta pública inicial, de acuerdo con personas familiarizadas con la situación.

Es probable que otros grupos de alimentos, como los fabricantes de pasta Giovanni Rana y De Cecco, y el grupo de pastelería Bauli, tengan apetito para empezar a cotizar en bolsa, de acuerdo con algunos banqueros.

La familia dueña de Masi Agricola, que dirige el presidente y director ejecutivo Sandro Boscaini, vende 20 por ciento de sus acciones principalmente a través de una ampliación de capital, a 4.6 euros cada una, lo que le da a la compañía un valor de alrededor de 150 millones de euros.

Masi Agricola vendió cerca de 12 millones de botellas de vino en 2014 y obtuvo ingresos de 60 millones de euros, con un margen de ganancias antes de interés, impuestos, depreciación y amortización de 30 por ciento. Sus vinos están disponibles en más de 90 países y las exportaciones representan 90 por ciento de su facturación.

La venta de las acciones la tomaron equitativamente los inversionistas italianos y extranjeros, dijo la compañía.