Invierno: la mejor época para estrenar bikini

El calendario de la moda marca que la colección de ropa de playa inicia en estos meses de frío.
Vacaciones en la playa
(Shutterstock)

¿Tal vez quieren hablar de abrigos, verdad? Olvídenlo. Hablar de abrigos suena bastante ridículo. Yo compré el mío en agosto cuando ya llevaba semanas haciéndome ojitos en la tienda: mi vendedora favorita tenía la misión de mandarme textos urgentes de alerta cuando las existencias empezaran a alcanzar niveles de peligro. Como regla general, me gusta hacer mi compra más importante del invierno en el día más caluroso del año y después me gusta ir comprando capas cada vez más delgadas conforme desciende la temperatura. Ahora que hace frío, yo solo puedo pensar en comprar una lindas sandalias de tiras, sin tacón.

Ustedes no tienen por qué entender esto. Lo único que tienen que saber es que en este escenario yo soy la ganadora. Porque ahora que hace frío y ustedes quieren comprar un abrigo, ya es demasiado tarde. Llegan a las tiendas pensando en cashmere y cuellos peludos y guantes de lana y lo que encuentran son prendas de verano.

Esta es una de las perversiones más extrañas que los calendarios de la moda dictan tan pronto como el mercurio de los termómetros llega al punto de congelación. Las tiendas tienen que llenarse con ropa de playa, esto es un hecho. Las colecciones "Cruise" se concibieron originalmente para cubrir las necesidades de los clientes que pasaban el invierno en la Riviera, o que disfrutaban de un período festivo de recuperación en el Caribe. Sin embargo, ahora son ya una bestia más grande y más importante. Se está convirtiendo en parte de la colección permanente anual de algunas casas de moda, y ésta permanece en la tienda alrededor de seis meses, a diferencia de las colecciones efímeras de pasarela que duran apenas tres meses, es más comercial, menos conspicua, y por supuesto un poco más económica que su contraparte de pasarela. Y, aunque esta moda entre temporadas (ahora denominado Resort) incluye algún abrigo de mink o sacos de tweed, la mira está puesta en un horizonte lejano en donde un enorme sol brillante y rojo se pone sobre aguas cristalinas.

Además puede ser que lo que necesiten para este invierno sean precisamente kaftanes de algodón bordados a mano, túnicas de popelina y vestidos de seda. Según un estudio de la Asociación de Agentes de Viaje Británicos (ABTA), una quinta parte de los ciudadanos del Reino Unido tienen planeado tomar vacaciones este invierno (una quinta parte no habían decidido nada tampoco) y la mayoría prefieren el sol en invierno y no vacaciones en alguna ciudad, ni tampoco esquiar. Además en las ventas modernas de un mundo geográficamente libre, siempre hay alguien que busque unas alpargatas que combinen con un vestido para la tarde o la noche en la playa.

Tal vez por eso resulta tan natural que la nueva estrella de este asunto de la moda tan enrevesado y de entretiempos sean las "prendas de vacaciones", que es la colecciòn permanente en las tiendas de ropa para vacaciones y que le dan un toque ajustado, esbelto, estilo Slim Aarons a la orilla de la alberca, a un traje de navidad para Tulum. Net-a-Porter ofrece ahora una amplia colección de trajes de baño que va de los pequeños bikinis reversibles a las bermudas y a los trajes de buzo. En la tienda online de Bergdorf Goodman, los vacacionistas pueden sumergirse en la colecciòn permanente de básicos para nadar, que incluyen los pantalones de jersey de las hermanas Letarte de Maui y los kaftanes de Emilio Pucci dignos de Elizabeth Taylor. En la boutique on line Matches, la colección anual de vacaciones ha tenido tanto éxito que se han agregado 14 marcas nuevas, incluyendo Su, una marca inspirada en Turquía y Pakistán que se especializa en pareos; Alvaro, una línea artesanal de accesorios, y una marca de playa de la brasileña Adriana Degreas con piezas muy lujosas y exóticas de seda impresa.

La californiana Kim Hersov, estilista y editora de modas lanzó Talitha en mayo de 2013. Ella describe la colección que creó junto con Shon Randhawa, un empresario de la moda de la India, como "una marca de lujo bohemia para el jet set moderno". Se trata de ropa que mezclan "cosas que faltaban en mi armario; el tipo de ropa que encontramos en los mercados en las vacaciones pero elaborada de tal manera y con tal estilo que funciona ".

Los diseños artesanales y hechos a mano de esta marca (que se fabrican en India en un pequeño taller de Randhawa) siguen la tendencia de la ropa con un enfoque folklórico; bordados mexicanos, djellabas de Medio Oriente, y bolsas estilo Swahili que son un reflejo de nuestras aventuras cada vez más móviles y que ofrecen un poco de sabor vacacional, sin el olor del zoco (cesto árabe).

Por el momento, mis ojos están puestos en un suntuoso vestido de encaje en capas,color crema, con bordados muy elaborados y mangas tres cuartos que tiene el aspecto de algo que usaría Laura Ingalls para cruzar la pradera. Tristemente, las vacaciones de invierno en el sol que necesito para usar el vestido todavía tienen que manifestarse. Pero con mi espíritu aspiracionista, tal vez lo compre: durante el verano se verá tan bien con esas sandalias.