Insuficientes, los proveedores de autopartes: INA

En México se pueden encontrar todas las piezas que requiere un vehículo, de defensa a defensa, pero hay escasez de subcomponentes de segundo nivel y materias primas, que serían el tercer nivel, ...
Las armadoras de autos deben aprovechar los acuerdos comerciales.
Las armadoras de autos deben aprovechar los acuerdos comerciales. (Andy Rain/EFE)

México

Pese a que México cumple con los requisitos más exigentes de la industria para instalar una planta automotriz, es necesario triplicar el número de proveedores de materias primas y para la industria, apuntó Óscar Albín, presidente de Industria Nacional de Autopartes (INA).

En México se pueden encontrar todas las autopartes que requiere un auto, de defensa a defensa, pero hay escasez de subcomponentes de segundo nivel y materias primas, que serían el tercer nivel, para la producción de estas partes automotrices, explicó Albín en entrevista con MILENIO.

Por ejemplo, hay cinco fábricas en el país que hacen faros y calaveras, pero todas ocupan focos importados; también faltan proveedores de resinas plásticas, que son componentes de tercer nivel que también deben ser importados.

El mundo de la proveeduría de la industria automotriz puede ser representado como una pirámide en la que en la punta se encuentran las armadoras, en segundo nivel los fabricantes de autopartes, o los llamados Tier 1, que se sustentan en una base de proveedores más amplia, de segundo nivel (Tier 2) y tercer nivel (Tier 3).

Sin embargo, explicó Albín, en México se da el curioso caso de que existen más proveedores de primer nivel que de segundo y tercero; se estima que hay 400 Tier 2 y 400 Tier 3, cuando debieran existir por lo menos mil 200 de cada uno, alertó el presidente INA.

La industria de autopartes en México alcanzó en 2013 una producción de 75 mil millones de dólares y este año se prevé llegar a 80 mil millones de dólares, es el sexto productor mundial, superado por China, Japón, Estados Unidos, Alemania y Corea del Sur.

El representante del sector de autopartes comentó que para producir 80 mil millones de dólares es necesario importar 35 mil millones de dólares, por ello ya se se trabaja con la industria para identificar las oportunidades y cuáles son los principales commodities que se están importando, para sustituirlos por materias primas mexicanas.

“Buscaremos el desarrollo de proveedores mexicanos para abastecer ese mercado y de la inversión extranjera directa para que en las áreas donde no exista la tecnología o que sean commodities mundiales estén con disponibilidad de instalarse en México”.

¿100% mexicanos?

Por la red de tratados comerciales y la integración de la industria automotriz en regiones, ya no existe un auto con piezas 100 por ciento de un país, sino que se forman con partes provenientes de varios. “El contenido nacional ya no es un índice que se mida en la producción de automóviles, sino el contenido regional”, detalló Albín.

La industria automotriz se ha desarrollado en México en forma importante por localización estratégica y su cercanía a los grandes mercados como Estados Unidos, Canadá, Europa, Asia y Latinoamérica, se estima que 90 por ciento de los autos se exportan a países donde aprovechan los tratados de libre comercio.

Para aprovechar los tratados comerciales los fabricantes de autos deben de cumplir con los contenidos regionales mínimos en su integración, por ejemplo, un vehículo que se va a exportar a Norteamérica debe cumplir con al menos 60 por ciento del contenido regional con partes y componentes de México, Estados Unidos y Canadá; si se va a exportar a Europa con 40 por ciento y a Latinoamérica con 35 por ciento.

Un componente que se fabrique en Estados Unidos cumple en el porcentaje de contenido para la región del TLCAN, pero no así para las exportaciones a Europa o América Latina. En cambio, un componente o autoparte que se produce en México es válido en la participación de contenido regional y reglas de origen para todos los tratados de libre comercio.

Por ello, la conveniencia de desarrollar proveedores mexicanos ya que la oportunidad está en disminuir los 35 mil millones de dólares que importamos de refacciones. Tanto en la industria de autopartes como en la automotriz esto se logrará a través del crecimiento de las fábricas mexicanas.

Aun cuando México es el sexto productor mundial de autopartes, genera 650 mil empleos directos bien calificados y 7 por ciento de la producción manufacturera nacional, se necesita inversión, se necesita mayor difusión de oportunidades.

Los retos

Para atraer más inversión a la industria automotriz, uno de los pendientes es la debilidad del mercado interno, que no puede rebasar la venta de 1.2 millones de vehículos al año, la misma cantidad desde hace 10 años, apuntó Albín.

Estudios realizados por la Secretaría de Economía mencionan que aumentar las ventas en 700 mil autos equivale a atraer cuatro o cinco plantas más.

Dijo que en China, India, Brasil y Rusia se defienden con el mercado doméstico y que en México los principales inhibidores interno son la importación masiva de autos irregulares y la falta de crédito.”