Crece la informalidad y aporta menos al PIB

La contribución de esa actividad a la economía empezó a decrecer desde 2009, y pasó de participar 26.8% a 23.7% en 2014, el dato más reciente.
Casi 20 mil elementos se desplegaron para cuidar a los "Reyes Magos".
(Cuartoscuro)

México

En México la informalidad permea  una mayor cantidad de sectores económicos que en el resto de América Latina; agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca son los nichos donde la mayor actividad informal se concentra, pues la tasa de empleos que proporciona alcanza casi 90 por ciento, según la organización México ¿Cómo Vamos?

Reportó, además, que la ocupación informal sigue creciendo pero aporta menos al producto interno bruto del país.

La tendencia, explicó Valeria Moy, directora de la organización, refiere que a partir de 2009 esa actividad comenzó a contribuir cada vez menos a la economía, pues pasó de aportar 26.8 por ciento al PIB ese año a 23.7 por ciento en 2014, según el dato más reciente analizado por la organización.

En ese contexto, algunos de los estados más inseguros del país también cuentan con el mayor número de población económicamente activa en la informalidad.

Información basada en datos del Banco Mundial y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Guerrero revela 76.6 por ciento de población en ese mercado laboral, Oaxaca 72.9 y Veracruz 60 por ciento.

Guerrero tuvo un aumento de 7.3 puntos porcentuales de 2010, cuando su informalidad era de 69.4 por ciento a 2015, fecha en que la elevó a 76.7 por ciento.

Estados con los índices más altos de pobreza, como Puebla y Chiapas, también superan 70 por ciento de la informalidad, “todos por arriba de la tasa promedio nacional de 53.4 por ciento”, lo que representa una “situación alarmante en el país”, resaltó Valeria Moy.

Sentenció que “incluso el que está bien se encuentra en una tasa de informalidad muy alta”, e hizo referencia a las 16 entidades que aunque no superan esa media están por arriba de 30 por ciento, como Chihuahua, Nuevo León y Coahuila, con el menor número de habitantes en la informalidad.

“Los desafíos de la informalidad son principalmente la alta pobreza laboral, los altos costos que tiene abrir empresas, la inversión pública ineficiente y la poca flexibilidad del mercado laboral”, comentó dirigente Valeria Moy.

Destacó que otras segmentos económicos con mayor tasa de informalidad son la construcción, restaurantes, alojamiento, y comercio.

Otro asunto que también preocupa, afirmó México ¿Cómo Vamos?, es que 70.3 por ciento de las empresas formales reportó que compiten contra los informales, un nivel superior al promedio de Latinoamérica y el Caribe, que se ubica en 61.9 por ciento.

El sector de la construcción alcanza una proporción hasta de 78 por ciento; seguido de restaurantes y alojamiento, con 73 por ciento, así como el comercio, con una informalidad de 61 por ciento, todos con un nivel superior al promedio nacional

Uno de los principales problemas con la expansión de la informalidad en sectores productivos es que ese tipo de empresas no pueden crecer a un ritmo sostenido, lo que limita la productividad laboral e impide que se creen suficientes empleos, advirtió la organización.

Además, la informalidad “distorsiona” a la economía formal, debido a que no paga impuestos, pero sí gasta recursos en servicios como energía eléctrica, agua u otro tipo de infraestructura.

Moy señaló que los trabajadores informales mantienen un perfil bajo y poco productivo por el temor a que las autoridades los sancionen y obliguen a entrar en esquemas formales de trabajo.

“Al tener todas estas condiciones impide que los sectores pueden ser más productivos en todo el grupo de trabajadores que lo componen”, señaló.

Además, las condiciones de trabajo de los informales son más precarias que aquellos con prestaciones sociales, como acceso a seguridad social, créditos hipotecarios y financiamiento de instituciones bancarias.

De acuerdo con datos del Inegi, a la par de una disminución de la aportación al PIB, las condiciones críticas de ocupación han aumentado en el país. En febrero pasado las personas en esta condición, que incluye a trabajadores con jornadas extenuantes de trabajo con ingresos inferiores a dos salarios mínimos, se ubicó en 14.4 por ciento, su nivel más alto desde 2009.

Datos del Inegi también muestran que solo ha crecido el número de personas ocupadas con ingresos inferiores a tres salarios mínimos. Al cierre de 2015, dicho segmento registró 31 millones 214 mil 385 personas en ese rango salarial, lo que representó un aumento de casi 20 por ciento respecto a 2009.

POR INGRESOS

En cambio, el número de personas ocupadas con ingreso superior a tres salarios mínimos se ubicó en 10 millones 687 mil 945 al cierre del año pasado, una disminución de poco más de 12 por ciento en comparación con 2009.

El reporte presentado por México ¿Cómo Vamos? advierte que la economía mexicana necesita crear 1.2 millones de empleos anuales, pero debido a que se generan poco más de la mitad de formales se ha generado un déficit de 15 millones de empleos en los últimos 18 años.

La especialista indicó que, al ritmo de creación de empleos formales, que ronda entre 600 y 700 mil puestos registrados ante el IMSS, es imposible cubrir el déficit en el corto y mediano plazos.

Pese a los esfuerzos del Servicio de Administración Tributaria, que logró aumentar el padrón de contribuyentes por encima de 50 millones en este sexenio, y más de 4 millones integrados al régimen de incorporación fiscal, dirigido a elevar la formalidad entre pequeños comerciantes, no se ha logrado disminuir la tasa de informalidad, debido a que continúan entrando nuevas generaciones al trabajo irregular.

El 84.7 por ciento de las empresas formales lo son desde un principio, por lo tanto, solo 15.3 se convierten a la formalidad en el transcurso del tiempo, señaló Verónica Moy, con base en los más recientes datos del Banco Mundial.

Asimismo, dijo que las empresas tardan en formalizarse 1.5 años en caso de que deseen convertirse, un tiempo superior al resto de la región de América Latina y el Caribe, que se ubica en 1.3 años.

México ¿Cómo Vamos? indicó que, para disminuir la informalidad, la política pública y económica debe enfocarse en salir del estancamiento económico, disminuir el costo para abrir una empresa, aumentar el monto de inversión pública y elevar la flexibilidad del mercado laboral.

En la Ciudad de México, a un emprendedor le cuesta 19 por ciento de su ingreso, mientras que en los demás países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos el promedio se ubica en 3 por ciento.

En tanto, las entidades que han logrado una mayor reducción de informalidad entre 2010 y 2015se encuentran Chihuahua, Jalisco y Coahuila, de acuerdo con el organismo.

:CLAVES

PANORAMA

El panorama general del país presentado por México ¿Cómo Vamos? reitera que al menos la mitad de la nación presenta un estado crítico sobre su informalidad.

Según el análisis de la organización, 16 entidades federativas tienen a más de la mitad de su población en empleos sin garantías sociales ni prestaciones.

Zacatecas, Campeche, Guanajuato, Nayarit, México, Yucatán, Veracruz, Tabasco, Morelos, Michoacán, Tlaxcala, Hidalgo, Chiapas, Puebla, Oaxaca y Guerrero son los estados con más de 50 por ciento de su población económica activa en la informalidad.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]