Banxico estima inflación cercana a 3% al cierre de 2016

El Banco de México calcula que al término de este año la inflación general se ubicará en niveles cercanos al 3 por ciento, tras el mínimo histórico de 2.13 por ciento registrado a finales de 2015.
Banxico espera que la inflación registre incrementos.
Entre los riesgos al alza de inflación sobresale la posibilidad de un deterioro de condiciones externas. (Javier Ríos)

Ciudad de México

El Banco de México (Banxico) estima que para 2016 la inflación general registre incrementos, ubicándose en niveles cercanos a 3.0 por ciento al cierre del año, tras el nivel mínimo histórico de 2.13 por ciento registrado a finales de 2015.

En su "Programa Monetario 2016", enviado al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión, el banco central expone que dicha trayectoria reflejaría el desvanecimiento del efecto aritmético de los choques de oferta favorables que tuvieron lugar en 2015.

El Banxico anticipa que, para 2017, la inflación se estabilice alrededor del 3 por ciento, en congruencia con la meta permanente establecida para dicha variable, aunque aclara que esta previsión para la inflación enfrenta diversos riesgos.

Entre los riesgos de que la inflación incremente, sobresale la posibilidad de un deterioro en las condiciones externas y, en particular, en los mercados financieros, lo cual generaría presiones adicionales sobre la cotización de la moneda nacional, las cuales pudieran trasladarse a la dinámica de los precios de los bienes no comerciables y de los servicios.

Por otra parte, entre los riesgos a la baja, sobresale que continúen registrándose reducciones en los precios de insumos de uso generalizado, principalmente de los servicios de telecomunicaciones y de los energéticos, así como que la cotización de la moneda nacional revierta parte de la depreciación que ha acumulado hasta la fecha.

Durante 2016, la Junta de Gobierno del Banxico permanecerá atenta a la evolución de todos los determinantes de la inflación, y de sus expectativas para horizontes de mediano y largo plazo, tanto de índole externa como interna, de acuerdo con el banco.