Inflación bajará… un poco: Banxico

El indicador estuvo impulsado en el arranque de año por la política de precios públicosy la entrada en vigor de diversas medidas tributarias, destaca en su reporte trimestral.
El gobernador del Banco de México admitió que el balance de riesgos se ha deteriorado.
El gobernador del Banco de México admitió que el balance de riesgos se ha deteriorado. (Octavio Hoyos)

México

En los primeros meses del año la inflación se ubicará por arriba de 4 por ciento, a causa de los efectos de la reforma fiscal y el incremento en las tarifas del transporte público en algunas ciudades, señaló Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), en la presentación del informe trimestral sobre la inflación.

De esta manera, el nivel general de precios se saldrá en la primera parte del año de la meta establecida por la institución central, de un nivel de 3 por ciento, más/menos 1 por ciento.

No obstante, la cifra de inflación más alta es posible que ya la hayamos visto en la primera quincena de enero, de 4.63 por ciento anual; entre abril y junio disminuirá por debajo de 4 por ciento, y en el segundo semestre se ubicará algunos meses por arriba de ese nivel, para cerrar el año dentro del intervalo, alrededor del objetivo de 3 por ciento, indicó Carstens.

El organismo explicó que el incremento que ha presentado la inflación estuvo impulsado en gran parte por la política de precios públicos y por la entrada en vigor de diversas medidas fiscales, las cuales incluyeron la aplicación de nuevos impuestos especiales a un grupo de productos con alto contenido calórico, entre ellos los refrescos, así como por la homologación de la tasa del IVA en la frontera.

El Banxico considera que el balance de riesgos para la inflación se ha deteriorado con respecto al informe previo. Como principales riesgos al alza en el nivel general de precios, el organismo contempla la posibilidad de que los ajustes relativos tengan efectos de segundo orden y afecten otros precios.

Asimismo, otro riesgo al alza consiste en las expectativas de inflación de mayor plazo, especialmente cuando se anticipa una reducción gradual de las condiciones de holgura en la economía, así como nuevos episodios de elevada volatilidad en los mercados financieros internacionales que generarían un ajuste cambiario que potencialmente afectaría a la inflación.

En consideración a todo lo anterior, la Junta de Gobierno del Banxico decidió mantener en 3.50 por ciento el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día, pues considera que la postura monetaria es congruente con la convergencia eficiente de la inflación a la meta de 3 por ciento.

No obstante, dada la lectura reciente de la inflación y en consideración de los riesgos señalados, el Banxico se mantendrá atento a todas las presiones que pudieran afectar la inflación y sus expectativas para horizontes de mediano y largo plazos.

En referencia al crecimiento económico, el Banxico estima que en 2014 el producto interno bruto (PIB) aumentará entre 3 y 4 por ciento respecto al año previo, y que en 2015 el incremento se ubicará entre 3.2 y 4.2 por ciento.

La institución central considera que las reformas estructurales recientemente aprobadas contribuirán a elevar la competitividad y el PIB; no obstante, para que alcancen su potencial y se traduzcan en un mayor crecimiento económico, el Banxico cree que es imprescindible tanto una apropiada legislación secundaria que las respalde como una adecuada implementación.

El organismo prevé que las reformas estructurales redundarán no solo en un crecimiento más vigoroso de la economía, sino que también conducirán a un entorno de inflación baja y estable.

Respecto al balance de riesgos para el crecimiento de la actividad económica, el Banxico considera que ha mejorado respecto al informe previo, ya que, entre otros elementos, las expectativas más favorables para la economía de Estados Unidos pueden significar un mayor dinamismo de la demanda externa; además, este año se contará con un impulso fiscal significativo.

El Banxico no descarta que la normalización de la política monetaria de EU propicie un ajuste importante en los flujos de capital hacia las economías emergentes, lo que afectará los recursos disponibles para la economía; adicionalmente, la recuperación del consumo puede ser más modesta que lo anticipado o continuará retrasando la recuperación de la inversión, particularmente en la medida que el sector vivienda no se recupere, explicó.

Retorno triunfal

Durante los primeros meses del año la inflación superará el rango máximo establecido por el Banco de México, de 4 por ciento, afectada por el impacto de la reforma fiscal y el incremento en las tarifas del transporte público. Hacia fin de año, el nivel de precios estará dentro del objetivo de la institución central, de 3 por ciento más/menos 1.

El Banxico mantiene la tasa de referencia en 3.50 por ciento, pero se mantiene al tanto de presiones que afecten el nivel de precios.

Economía mexicana crecerá entre 3 y 4 por ciento en 2014, y entre 3.2 y 4.2 por ciento en 2015, favorecida por reformas estructurales.