Inegi: crece 2.4% PIB en el tercer trimestre

El organismo de estadística mexicano usa por primera vez una técnica que permite medir el crecimiento económico con cifras preliminares.

México

La economía mexicana creció  2.4 por ciento en el tercer trimestre, de acuerdo con cifras preliminares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que por primera vez utiliza esta herramienta.

Esta cifra es también superior al incremento anual de 2.2 por ciento observado en el segundo trimestre.

También es ligeramente superior a las previsiones anuales del Banco de México, que a principios de octubre ajustaron por novena ocasión a la baja en el año crecimiento del país.

Los analistas consultados por Banxico redujeron en septiembre pasado la expectativa de crecimiento de 2.34 a 2.31 por ciento.

De acuerdo con las cifras preliminares publicadas por primera vez por el Inegi, el PIB estuvo impulsado por las actividades primarias y secundarias, que avanzaron 4.6 y 1.2 por ciento, respectivamente.

En tanto, las actividades terciarias —que representan más de 60 por ciento de la economía— crecieron 2.9 por ciento anual; este resultado es el mismo que el registrado en el segundo trimestre de 2015.

Con base en cifras ajustadas por estacionalidad, el PIB subió 0.6 por ciento con respecto al segundo cuarto de 2015. Al interior, las actividades primarias se elevaron 2.8 por ciento, las secundarias 0.7 y las terciarias 0.5 por ciento.

En conferencia, el director general de Estadísticas Económicas del Inegi, Arturo Blancas, señaló que las cifras preliminares del PIB son un nuevo producto de la institución para proporcionar información que contribuya a la toma de decisiones.

El directivo detalló que la metodología del Inegi para elaborar un PIB preliminar es más precisa que la de otros países, ya que 79 por ciento de la información está disponible y es directa, y solo 21 por ciento corresponde a cálculos estadísticos.

El PIB preliminar será publicado pasados 30 días de haber finalizado el trimestre de referencia y se reportará en formato de variación porcentual, no en pesos, aclaró el Inegi.

Gracias a la recaudación

La Secretaría de Hacienda, en su más reciente reporte de finanzas públicas, informó que los ingresos presupuestarios fueron superiores en 65 mil 35 millones de pesos con respecto a lo programado para el tercer trimestre, pese a la caída de 36.7 por ciento anual en los ingresos petroleros, que representan casi 320 mil millones de pesos. La producción de petróleo se estabilizó frente al trimestre anterior, aunque registró una baja de 5.5 por ciento anual.”

En total, los ingresos presupuestarios aumentaron a un ritmo anual 3.4 por ciento real en los primeros nueve meses del año, aun cuando no se reciben las coberturas petroleras que pagarán un precio por barril de 76.4 dólares, y compensarán en los primeros días de diciembre el declive en las exportaciones de petróleo.

El alza en los ingresos federales se explica principalmente por el aumento de casi 30 por ciento en la recaudación de impuestos, los cuales se ubicaron en 2 billones 319 mil 599 millones de pesos.

El incremento más notable fue en el IEPS que se cobra a gasolina y diésel, el cual aumentó 262 por ciento anual en el periodo enero-septiembre de 2015. A este gravamen, le siguió la recaudación del impuesto sobre la renta, que volvió a crecer a un ritmo de casi 30 por ciento anual.

El jefe de la Unidad de Política y Control Presupuestario de Hacienda, Isaac Gamboa, reconoció que la Cámara de Diputados estará encargada de definir si se recortan 16 mil puestos de trabajo en el gobierno federal, propuesta que se incluyó en el proyecto de Presupuesto de Egresos 2016 y que será discutida y votada por los legisladores el próximo mes.

“Con el nivel que se presentó en el paquete económico tenemos alrededor de 8 mil plazas y de eventuales es una cantidad similar”, indicó el funcionario.

Luis Madrazo, jefe de la Unidad de Planeación Económica de la dependencia, agregó que el mercado interno retomó su dinamismo “tanto en el consumo como en la inversión”, que se explica por la disminución del desempleo a 4.2 por ciento, al menor desde 2008. Asimismo, se generó más empleo formal con casi 729 mil plazas laborales, un aumento de 4.2 por ciento anual, así como una inflación históricamente baja de 2.52 por ciento.

En tanto, el lento crecimiento de la producción industrial de Estados Unidos desaceleró las exportaciones de México, pero el tipo de cambio flexible ha funcionado como un amortiguador, detalló el funcionario.  




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]