Macroeconomía frena la mina de Peñoles en Guerrero

La incertidumbre que hay a nivel mundial, ha causado una inestabilidad en todos los precios de la materia prima, empezando por el petróleo y todos los metales, explicó Fernando Alanís.
Se puso especial cuidado en el diseño de los caminos interiores que conducen a los enormes túneles barrenados.
Macroeconomía frena la mina de Peñoles en Guerrero. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Los bajos niveles en los precios mundiales de los metales y las condiciones de macroeconomía provocaron que la construcción mina Rey de Plata de Industrias Peñoles, ubicada en Teloloapan, Guerrero, bajara su ritmo y retrasara el inicio de operaciones hasta el 2018.

"Tenemos grandes proyectos pero con un ambiente muy complicado de negocios por la incertidumbre que hay a nivel mundial, esto ha causado también una inestabilidad en todos los precios de la materia prima, empezando por el petróleo y todos los metales y la verdad es un año que se veía muy complicado y está siendo más de lo que hubiésemos esperado", dijo Fernando Alanís Ortega, director general.

“El tema de seguridad es complicado en la zona, pero hemos tenido buena colaboración con autoridades y hasta ahorita no hemos tenido problemas, pero nuestro ajuste se debe al tema presupuestal no al de seguridad”.

Añadió que los financieros de la empresa han revisado en varias ocasiones su presupuesto para tratar de hacer ajustes importantes sin sacrificar la parte estratégica, tal y como mencionó el caso de la expansión de la planta de zinc en Torreón, que tendrá la etapa de electrólisis para 2017 y lixiviación en 2018.

Destacó igualmente que las operaciones de la construcción de la mina en Guerrero, que si bien estaba proyectado el inicio de operaciones para el 2017, se tuvo que retrasar un año su arranque y funcionamiento.

“Sigue el proyecto de la mina en Guerrero, se invierten 324 millones de dólares, sigue el proyecto pero un poco más pausado, nos va a llevar un poco más de tiempo el arranque de esa mina por el ajuste presupuestal que hicimos, otros proyectos siguen su curso”.

Expuso que las condiciones del mercado del metal en el mundo derivaron en modificación y ajustes en presupuesto e inversiones de la empresa, “apretándonos mucho el cinturón para tratar de sacar adelante este año que se ve muy complicado”.

Cuestionado sobre qué tanto tuvo que ver el tema presupuestal más allá del tema de la inseguridad, Alanís Ortega respondió:

“El tema de seguridad es complicado en la zona, pero hemos tenido buena colaboración con autoridades y hasta ahorita no hemos tenido problemas, pero nuestro ajuste se debe al tema presupuestal no al de seguridad”.

Explicó que la exploración de la mina ya está terminada, estando en la etapa de construcción de lo que serán instalaciones polimetálicas, es decir, que tiene oro, plata, cobre, zinc y plomo.

Dijo que este será un buen yacimiento con una vida de reservas iniciales para 20 años, pero a lo largo de la vida se ve más exploración y se tienen visualizadas reservas adicionales para 20 años más.