Industria cervecera, sin temor a Trump

México cerrará el año con una producción de alrededor de 100 millones de hectolitros, con lo que se colocará como el cuarto mayor del mundo; hay confianza pese a un posible 2017 difícil.
Maribel Quiroga encabeza desde julio de 2015 Cerveceros de México, que agrupa a los principales productores.
Maribel Quiroga encabeza desde julio de 2015 Cerveceros de México, que agrupa a los principales productores. (Especial)

Marcas como Corona, Tecate, Modelo, Heineken, Tempus, Bohemia, Pacífico, entre muchas otras cervezas que circulan en el mercado mexicano, forman parte de la fortaleza que la industria presentó este 2016, un año en el que, de acuerdo con Cerveceros de México, estima cerrar con una producción con niveles históricos de 100 millones de hectolitros, tres más que los producidos en 2015.

Además, de acuerdo con Maribel Quiroga, líder de este organismo, que representa a 17 empresas cerveceras, las inversiones realizadas por la industria en 2015, por alrededor de 47 mil millones de pesos, ser el principal país exportador y el cuarto productor de cerveza a nivel mundial, son armas que blindarán a México de un posible 2017 complicado.

“Sin duda la industria va a crecer cada vez más en nuestro país, queremos seguir llegando a clientes de diferentes países; queremos mantener la calidad de las cervezas mexicanas y eso es lo que nos va a blindar el próximo año en un escenario que internacionalmente, y hablando en términos económicos, va a ser adverso”, expresó.

En relación a la victoria del presidente electo Donald Trump en Estados Unidos, quien tomará posesión el próximo 20 de enero, y en cuya campaña anunció la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el cual beneficia la exportación de esta bebida al país vecino, indicó que es un tema del que se debe estar al pendiente.

“Debemos estar muy atentos a las decisiones que tome en sus primeros días de gobierno el señor Trump. Si bien dijo que el TLCAN se va a revisar y que tal vez Estados Unidos salga de este tratado comercial, esto no es algo sencillo o que pueda pasar de un día para otro”, indicó.

Añadió que al no saber qué productos se van a revisar y bajo qué reglas, lo que la industria debe continuar haciendo es “una buena cerveza, cuidar la calidad de las mismas y que tanto la producción como la exportación sigan manteniéndose y creciendo de manera sostenida, tal y como han crecido durante este año”.

Quiroga recordó que en tanto se define el rumbo y las nuevas políticas con las cuales se regirá el mercado estadunidense, en México, particularmente en este año, la industria cervecera se encuentra en el camino correcto con la construcción de tres plantas.

En marzo de 2015 el grupo cervecero Cuauhtémoc Moctezuma-Heineken anunció una inversión por 7 mil 350 millones de pesos para la instalación de una planta, misma que se construye en Meoqui, Chihuahua.

Por su parte, Grupo Modelo en ese mismo año informó sobre los 5 mil millones de pesos que destinaría al denominado proyecto Maya, que incluye una fábrica de aluminio y una planta cervecera que se construyen en Yucatán.

En tanto, la tercera cervecera más grande en Estados Unidos, Constellation Brands, comunicó en junio, también del año pasado, una inversión por 2 mil 275 millones de dólares, unos 35 mil millones de pesos, con los cuales reforzará su presencia en Coahuila y en México, con la instalación de dos plantas, una cervecera y otra de envases.

“El 2016 fue un año muy importante para la industria cervecera mexicana, un año sin precedentes. Están en construcción tres plantas que van a permitir que la producción haya aumentado para finales de este año, nos vamos a colocar como el cuarto productor a nivel mundial de cerveza, pues estaremos rebasando la producción de 100 millones de hectolitros”, detalló.

Para esta temporada, de fuerte venta para las bebidas espirituosas, se espera también un importante crecimiento para la industria, época en la que además se cuenta con una oferta especial y diferente como la Noche Buena y Lupe Reyes, esta última elaborada de manera colaborativa por Cerveza Minerva y Primus Brewery.

De acuerdo con Kantar Worldpanel, la cerveza en México tiene sus mayores picos de venta el 24 de diciembre y los días del Padre y de la Madre. “Es una época en la que esperamos tener muchas ventas y que siga aumentando la producción”, señaló Quiroga, quien asumió la dirección general de Cerveceros de México en julio de 2015.

Destacó que en términos de competencia, el consumidor tiene cada vez más opciones de cerveza en un portafolio más amplio con más estilos, diferentes variedades; además de que las grandes compañías están ofreciendo productos con bajo contenido o nulo contenido alcohólico, como el lanzamiento de Corona Cero, o bien, Heinken Light.

Por lo anterior, mencionó que uno de los retos es incrementar los 60 litros de consumo per cápita, pero a través de la promoción del consumo responsable.

Pero si bien el consumo per cápita es bajo, el consumo total ha ido en aumento. De acuerdo el reporte trimestral de AB InBev, controladora de Grupo Modelo, en los primeros nueve meses del año México fue la única región donde tuvieron un crecimiento en el volumen de ventas.

Entre enero y septiembre de 2016, la firma vendió en nuestro país 33.7 millones de hectolitros, un aumento de 9.8 por ciento respecto a los 30.7 millones del mismo periodo del año pasado, en contraste con la caída de 1.4 por ciento que tuvo la cervecera a nivel mundial, donde totalizó la venta de 340.8 millones de hectolitros.

De hecho, Grupo Modelo anunció hace unos días que busca mejorar su posicionamiento en el segmento Premium con el lanzamiento de Modelo Trigo. Rodolfo Vargas, gerente de marca de la firma, comentó que esta variante responde a que México es el segundo país en Latinoamérica con mayor número de lanzamientos de cerveza de trigo, después de Brasil, lo que es un indicador de que el mercado está abierto a este tipo de productos.

Por su parte, Heineken, controladora de Cuauhtémoc-Moctezuma, reportó que al cierre del primer semestre las ventas en México impulsaron un crecimiento de doble dígito en América del Norte, con un alto crecimiento de marcas como Tecate y Dos Equis.

Gustos más refinados

El aumento en el consumo en México ha estado acompañado de una mayor cultura cervecera y el despegue de la producción artesanal, que en su conjunto ha crecido más de 20 por ciento anual.

Así, los gustos de los consumidores se han sofisticado y han pasado de desitinguir cervezas solo por su tonalidad (claras y oscuras) o por marca, a distinguir variedades como Lager, Ale, Pilsen y Kölsch.

Oscar Valdés, sommelier de Cervecería Primus y juez de cerveza, explica que existen más de 400 estilos de la bebida, clasificadas según sus propiedades, pues además del color influyen factores como los grados de alcohol y el nivel de amargor.

Consumo responsable

Si bien la industria de la cerveza en México trabaja para elevar el consumo entre los mexicanos, que ronda 60 litros al año, menos de la tercera parte de lo que se consume en República Checa (189 litros), la consigna es lograr el aumento de manera responsable.

Para ello, Cerveceros de México lanzó la campaña “No te hagas güey”, que busca concientizar a los jóvenes, a los padres y a los comerciantes para evitar la venta y consumo de cerveza entre menores de edad.

Además, brinda recomendaciones para el consumo responsable de los adultos, como tomar cerveza siempre acompañada de alimentos, combinarla con agua u otras bebidas no alcohólicas, no consumirlo si se maneja, no combinar con medicamentos y evitarla durante el embarazo y el periodo de lactancia.

En busca de equidad

En relación a la investigación que en enero de este año inició la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) para determinar si existe una competencia desleal en el mercado de cebada maltera utilizados para la producción de cerveza dijo que desde Cerveceros se está creando una iniciativa para apoyar a los pequeños productores.

“Todos los insumos que utilizan los productores artesanales para hacer cerveza se importan. La cebada como tal no se utiliza para hacer cerveza, sino la cebada malteada, y sí utilizan muchas maltas de especialidad de diferentes tostados y eso es lo que están criticando y discutiendo”, mencionó.

Por lo anterior, el organismo promueve la creación de una maltera en colaboración con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para apoyar a los cerveceros artesanales que les permita adquirir maltas de especialidad para hacer productos de especialidad o productos más competitivos para el mercado nacional.

Elizabeth Rosas, fundadora de Cerveza Calavera y presidenta de la Asociación Cervecera de la República Mexicana (Acermex), que agrupa a productores independientes, asegura que la importación de los insumos representa desventajas competitivas para el gremio, lo mismo que el pago de impuestos.

Explicó que el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (Ieps) ha quedado rebasado por la nueva realidad comercial, pues antes solo había dos grandes competidores (Grupo Modelo y Cuauhtémoc-Moctezuma), pero los productores artesanales requieren un marco impositivo más equitativo para poder competir con las cervezas industriales, pues deben pagar hasta tres veces más impuestos por litro, pues sus costos de producción son más altos.

Con información de David Segoviano

En 2015, nuestro país cerró 6 años consecutivos como el mayor exportador de cerveza, que envía a 168 naciones.

Estados Unidos, Australia, Chile, Guatemala, Argentina, Nueva Zelanda, Canadá, China y Japón son sus principales mercados.

El consumo per cápita de cerveza en México es de apenas 60 litros al año, mientras el líder, República Checa, llega a 189 litros.

47

mil millones de pesos invirtió la industria cervecera mexicana en 2015, con lo que elevó su capacidad de producción.

9.8%

anual crecieron las ventas de AB InBev en México en los primeros nueve meses, a un total de 33.7 millones de hectolitros.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]