Industria automotriz gana en manufacturas

La industria alimentaria es la más importante en este rubro económico, pero solo ha crecido 0.8%; las armadoras tienen alzas de 9%.

México

Aunque las mayores expectativas de crecimiento económico para el país se concentran en el desempeño de la industria manufacturera, ésta no ha tenido el comportamiento esperado ni ha sido homogéneo, ya que la rama automotriz sí se encuentra en auge, pero las vinculadas con la demanda interna estan rezagadas.

La industria manufacturera representa 17 por ciento del producto interno bruto (PIB). Al interior de ella, la alimentaria es la más importante, seguida de la automotriz y la química, con una participación de 21, 18 y 11 por ciento, respectivamente, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En particular, la industria automotriz ha estado favorecida por la demanda de Estados Unidos, pues 26 por ciento de las exportaciones a ese país corresponde a dicha rama productiva.

Sin embargo, mientras la fabricación de equipo de transporte creció 9 por ciento a tasa anual en marzo pasado, la industria alimentaria presentó apenas un aumento de 0.8 por ciento, la fabricación de prendas de vestir 0.9 por ciento y el sector textil 1.8 por ciento, en tanto que la industria química cayó 1.7 por ciento y la producción de derivados de petróleo 10 por ciento, de acuerdo con cifras desestacionalizadas del
Inegi.

En su último anuncio de política monetaria, el Banco de México (Banxico) señaló que las exportaciones manufactureras mostraron un debilitamiento en los primeros meses del año, como consecuencia de los factores temporales que impactaron la actividad económica en EU, además de que se mantuvo una reducción en la plataforma de producción de petróleo, lo que restó dinamismo a la producción industrial.

Ese comportamiento también lo reflejó el empleo en las manufacturas, ya que en el segundo mes del año presentó un incremento menor al observado en los meses previos, y además se observó un comportamiento bastante desigual entre industrias, con alzas importantes en la automotriz, pero caídas en las relacionadas con el petróleo.

Las cifras del Inegi revelaron que el personal ocupado aumentó 3.1 por ciento a tasa anual en febrero —el nivel más bajo en cinco meses—, por debajo del 3.3 por ciento observado en enero.

Al interior de ese dato, las contrataciones para los obreros presentaron un aumento de 3.4 por ciento, la cifra más baja en cuatro meses, y para los empleados que realizan labores administrativas un alza de 2.2 por ciento, por debajo del 2.6 por ciento registrado en el primer mes
del año.

Por subsector, el empleo en la industria automotriz fue el más notable, con un alza de 6.8 por ciento a tasa anual, seguido de la fabricación de maquinaria y equipo (5.2),
accesorios y aparatos eléctricos (4.7) y la de equipo de computación (4.3).

En contraste, el personal ocupado en la industria de productos derivados del petróleo y el carbón observó un descenso de 3.5 por ciento, seguido de la industria química (1.7), madera (1.5), textil (1.4) e impresión (0.7).

El mal desempeño en la industria del petróleo se debe a la caída en la plataforma de construcción, así como al impacto por la caída en los precios del petróleo, señalaron analistas del mercado.

Ante ese contexto, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) explicó que la rápida contracción de las exportaciones petroleras, causada por la caída de los precios internacionales del crudo y los menores volúmenes de venta externa, contribuyó al debilitamiento de las exportaciones totales.

Sin embargo, las exportaciones manufactureras continuaron con una trayectoria ascendente, favorecidas en gran parte por la fortaleza de la industria automotriz; no obstante, las exportaciones manufactureras no automotrices presentaron un menor vigor.

Para los próximos meses, las mejores expectativas se centran en la actividad automotriz, mientras que las ramas que han quedado rezagadas dependerán del dinamismo que muestre la economía interna, señalaron especialistas.

En opinión de Banorte-Ixe, la fuerte depreciación que aún mantiene el peso motivará un mayor crecimiento tanto de la producción como de las exportaciones manufactureras mexicanas, lo cual se verá reflejado en una mayor dinámica de crecimiento para la economía en su conjunto.

No obstante, es de recordar que las perspectivas para la economía mexicana siguen a la baja. Los especialistas del sector privado consultados por el Banxico sumaron ocho ocasiones continuas que disminuyen sus previsiones para el PIB, al estimar un aumento de 2.88 por ciento para

2015.

En tanto, la encuesta de expectativas de Banamex correspondiente a mayo reveló que el consenso de analistas mantiene una previsión de 2.8 por ciento para el crecimiento económico de 2015, mientras que para 2016 la redujo de 3.45 a 3.30 por ciento.

Ante ese contexto, el índice de confianza empresarial reveló que en el sector manufacturero se percibe desconfianza, pues en abril registró una caída mensual de 0.4 por ciento, que representa el sexto retroceso continuo. Al interior se observaron disminuciones en los rubros que miden la evaluación del momento adecuado para invertir, así como en las perspectivas económicas del país, según las cifras del Inegi.

Vía rápida

-La industria automotriz es la más sobresaliente de las manufacturas mexicanas, ya que se ha convertido en el primer productor de autos en Latinoamérica y el sexto a escala mundial.

-En lo que va de la actual administración, se han anunciado inversiones por 22 mil 600 millones de dólares en el ramo automotriz.

-En contraste, la industria del petróleo está seriamente afectada por la caída en los precios internacionales del crudo, con diez retrocesos a tasa anual en el último año, mientras que sectores como el alimentario y de bebidas han resentido el impacto de la reforma fiscal.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]