IP: las reformas, sin resultados favorables

El país apenas creció 0.4% el primer trimestre de 2015 contra el periodo inmediatamente anterior, dice el líder de la Concamin.
Manuel Herrera Vega, presidente de Concamin.
Manuel Herrera Vega, presidente de Concamin. (Jesús Quintanar)

México

Hasta el momento las reformas estructurales no han generado resultados favorables, ni en materia de mejores expectativas ni en mayor inversión y crecimiento económico, afirma el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

En su análisis económico semanal señala que las expectativas de las reformas apuntaban a que a partir de 2014 se verían mejores resultados en materia de inversión y crecimiento, y que éstos se fortalecerían en 2015, pero no ha sido así.

“Cuando se discutían las reformas estructurales en el Congreso se dijo que con el simple hecho de aprobarlas la confianza de los agentes económicos mejoraría, estimularían la inversión y el crecimiento de la economía, y que una vez que se instrumentaran serían mayores los beneficios”, subraya.

El CEESP dice que a pesar de que en el primer trimestre la economía mostró un ritmo de avance ligeramente mayor al del año pasado, al ubicarse en 2.5 por ciento de aumento, es un débil comportamiento de la actividad económica, y no anticipa un repunte importante para los siguientes meses.

Asimismo, el Ceesp agrega que el crecimiento resultó inferior al pronóstico de los especialistas del sector privado, que según la última encuesta del Banco de México anticipaban un avance de 2.6 por ciento para el primer cuarto del año.

“Esto se refleja en los bajos niveles de confianza empresarial, que se siguen traduciendo en un constante ajuste de los pronósticos de crecimiento”, dice.

A su vez, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera Vega, dijo que si se compara el avance del primer trimestre con el periodo inmediato anterior se ubica en solo 0.4 por ciento.

“Cualquiera que sea el punto de referencia, el resultado es el mismo: hemos perdido dinamismo como resultado de las dificultades que la actividad económica ha enfrentado en el arranque del año”, explicó.

El presidente de la Concamin afirmó que en el primer trimestre de 2015 la actividad económica y la producción fabril perdieron parte de la energía mostrada en los trimestres previos y, en consecuencia, avanzaron a un ritmo menor, por lo cual se puede establecer que la desaceleración vuelve a dominar el escenario económico nacional.

El dirigente industrial sostuvo que la industria mexicana, por su parte, ha sido sometida a una intensa presión, pues la demanda interna avanza a un ritmo lento, lo que dificulta la operación de las empresas que dependen del mercado nacional.

Agregó que a esa situación se suma que el principal mercado externo, Estados Unidos, cerró el primer trimestre del año con un crecimiento sorprendentemente bajo, de apenas 0.2 por ciento, que contrasta con los incrementos de 2.2 y 5 por ciento reportados en los dos trimestres previos.