Inversiones no llegarán si no mejora ambiente de negocios: IHS

Rafael Amiel, director de la consultoría IHS para América Latina, agregó que otro de los factores que se deben tomar en cuenta es eliminar la corrupción.
Rafael Amiel, director para América Latina de la firma de consultoría IHS.
Rafael Amiel, director para América Latina de la firma de consultoría IHS. (Foto: Raúl Palacios)

Monterrey

Los inversionistas extranjeros consideran que no ha pasado el momento para México y el país sigue teniendo los reflectores, sin embargo, todavía los flujos de inversión hacia el país no son los suficientes para crecer más allá de un 5 por ciento, aún con todo y reformas estructurales, dijo Rafael Amiel, director para América Latina de la firma de consultoría IHS.

En una conferencia que ofreció en la Universidad de Monterrey (UDEM) sobre perspectivas de la economía mexicana, el experto destacó que la clave del crecimiento económico es la inversión.

"Las reformas en su conjunto ya salieron, ahora lo que se espera y lo más difícil son las reglamentarias y la reforma institucional, es decir, la que dará el marco que facilitará el hacer negocios en México, la certidumbre jurídica y la disminución de la corrupción, tres elementos fundamentales para que México tenga un crecimiento sostenido y más allá del 5 por ciento"

Amiel estimó que la reforma energética podría empezar a atraer a México nuevas inversiones en la segunda mitad del 2015 y si se habla de producción de petróleo no será antes del 2017-2018, porque se está hablando de explorar y sacar el petróleo, así que los tiempos son más largos. Pero mencionó que si se da la Ronda Cero cuando se tiene que dar, se asignan los campos de petróleo y si las empresas empiezan a venir a invertir y a establecer sus planes de producción, el ambiente de negocios y el sentimiento de los inversionistas no sólo se va a concentrar en el sector de energía, sino que va a contagiar al resto de la economía.

Lo anterior, recalcó, dependerá tanto y cómo se repartan los campos.

Comentó que por el momento, "hay un optimismo exacerbado por México, el inversionista extranjero sobre todo los financieros siempre necesita tener una reina en América Latina y esa reina ha dejado de ser Brasil, ahora la reina es México, esto en el entorno de invertir como mercado emergente y tener sus retornos de inversión".

Destacó que aún con las reformas estructurales a México no le alcanzará para crecer más allá del 5 por ciento, para eso requiere de un mayor flujo de inversiones que le ayudaría a crecer internamente, mientras tanto, mucho de su crecimiento económico seguirá dependiendo del desempeño de la economía de Estados Unidos.

Diversificar su sector automotriz

En el mismo evento, Guido Vildozo, director asociado del mercado automotriz para América Latina de la firma IHS, dijo que México está en el radar de la industria automotriz, y entre el 2016 y 2018 se posicionará como el sexto armador del mundo superando a Brasil, actualmente es el noveno.

Y si bien sigue enfocándose en exportar a la zona del Nafta empezará a diversificarse exportando a otras partes del mundo. El especialista estimó que la industria automotriz crecerá un 3 por ciento para este año.

Comentó que lo anterior es luego de que la industria automotriz ha venido en su comportamiento a partir de diciembre pasado más flaca a lo anticipado.

"Desde finales del 2013 se preveía que iba a crecer a un 6 por ciento, aunque todos veíamos algunos retos por las reformas fiscales y que a finales de año (2014) iba crecer a un 4 por ciento, pero creo que hemos estado muy optimistas para el panorama del 2014".