ICA dejará en 2017 las obras internacionales

Tras el anuncio, las acciones de la empresa que encabeza Bernardo Quintana repuntaron 25% y llegaron a 2.95 pesos por título en el mercado de valores.
Nueva estrategia de la empresa constructora.
Nueva estrategia de la empresa constructora. (Javier García)

México

A partir del próximo año, Ingenieros Civiles y Asociados (ICA) dejará de generar ingresos en su segmento internacional, pues de cara al futuro el negocio de la construcción se limitará a las operaciones en México buscando la máxima rentabilidad.

De acuerdo con las proyecciones presentadas a sus inversionistas en un resumen preliminar de su plan de negocios, se observa que este año aún estima ingresos en esta división por apenas 46.5 millones de pesos y para los años subsecuentes está en ceros.

En el documento resalta que la empresa ha adoptado entre los principios del plan que la división internacional junto con la inmobiliaria-vivienda están un en proceso de liquidación.

“La compañía estará saliendo de sus proyectos de concesión internacionales, que aún no han comenzado.”

Los ingresos totales de ICA estimados para este año son de 14 mil 479.9 millones de pesos; para bajar gradualmente en 2017 a 12 mil 659.3 millones de pesos; en 2018 a 11 mil 890.8 millones de pesos, y en 2019 a 9 mil 982.8 millones de pesos.

Es decir, que entre 2016 y 2019 los ingresos de la constructora caerán 31 por ciento; pero en 2020 se observa que espera una recuperación para ubicarse en 11 mil 266.2 millones de pesos.

En el acumulado de esos cinco años, se calcula que alrededor de un 57 por ciento de los ingresos son producto del su segmento de construcción nacional y el resto es el saldo que proviene del segmento de concesiones.

En la parte de concesiones, la empresa dijo que a corto plazo se enfoca en completar el proyecto de la autopista Palmillas-Apaseo, pero una vez que culmine con su reestructura financiera y operativa evaluará invertir en otras.

A principios de año, ICA obtuvo a través de su subsidiaria Covimsa un crédito convertible por 750 millones de pesos para concluir dicho proyecto. Los recursos se consiguieron mediante la firma de un acuerdo con el CKD Fomento a la Energía e Infraestructura de México (EXI), a través del Fideicomiso Exick.

En lo que respecta a los estimados para el flujo operativo, este año lo sitúa en mil 153 millones de pesos; para 2017 en 2 mil 723 millones; 2018 en 2 mil 747.2 millones; 2019 en 2 mil 677 millones, y 2020 en 2 mil 896.2 millones de pesos.

Explicó que para 2016 el margen de flujo operativo se prevé que sea inferior a la de 2017 a 2020, ya que incluye la finalización de la construcción de la carretera Palmillas-Apaseo.

La constructora precisó que este resumen preliminar de su plan de negocios no toma en cuenta la celebración del contrato de crédito simple convertible con Fintech con garantía prendaria por un importe de 215 millones de dólares, el cual anunció ayer.

“Dicha proyección no refleja la dilución de ICA en ciertas concesiones y subsidiarias de construcción, así como en entidades que resulten, en su caso, de la conversión o la dación en pago prevista en el referido contrato de crédito simple convertible.”

Este contrato tiene un vencimiento a tres años, y lo consiguió a través de sus subsidiarias Controladora de Operaciones de Infraestructura e ICA Promoción e Infraestructura.

Detalló que el préstamo se desembolsará en dos tramos; uno de 54 millones y otro de 161 millones de dólares.

“Los recursos serán usados para fondear capital de trabajo y otras inversiones requeridas por ICA para participar en nuevos proyectos de construcción y futuros proyectos de infraestructura.”

Tras estos anuncios, la empresa que preside Bernardo Quintana cerró el viernes una jornada positiva en la Bolsa Mexicana de Valores, encabezando la lista de emisoras de mayor variación al alza.

El valor de su acción creció 25 por ciento alcanzando los 2.95 pesos por título, una ganancia de 59 centavos por papel respecto al cierre del jueves.

:CLAVES

A DETALLE

La firma señala a sus socios en un comunicado que si bien la empresa había anunciado que no iba a buscar más proyectos fuera del país acotando su crecimiento internacional, ahora deja por completo el negocio.

Para este año el plan de negocios de Ingenieros Civiles y Asociados prevé que 97.3  por ciento de los ingresos del segmento de construcción procederá de los proyectos existentes.

En el caso de la concesión que tienen para la autopista Barranca Larga-Ventanilla en Oaxaca, la empresa plantea devolverla al gobierno o bien que este último se encargue de la inversión, ya que no le es viable terminarla de manera autónoma.