ICA también saldría perjudicada si accionistas de OMA eliminan TAA

Podría perder su participación del 75 por ciento en el contrato anual de seis millones de dólares.

Monterrey

Ante la viabilidad de que en la próxima asamblea general extraordinaria de OMA a celebrarse este jueves se vote a favor de eliminar el contrato de asistencia técnica y la conversión de todas las acciones serie BB, ICA podría perder su participación del 75 por ciento en el contrato anual de seis millones de dólares (5 por ciento del EBITDA).

Lo anterior si los accionistas votan a favor de la eliminación de dicho acuerdo; sin embargo, analistas de Accival no esperan que ICA pierda el control efectivo de OMA debido a su participación económica del 37 por ciento en la compañía y a su representación mayoritaria (seis de los 11 consejeros, incluyendo su socio estratégico Aéroports de Paris) en el Consejo de Administración.

Sostuvieron que la conversión de las acciones serie B no equivale a una pérdida de control.

La actual composición accionaria de OMA de la serie BB está de la siguiente manera: ICA controla OMA y a la vez consolida completamente por motivos financieros al ser propietaria del 74.5 por ciento de SETA, la cual posee el 16.7 por ciento de OMA mediante una propiedad al 100 por ciento de las acciones serie BB.

El restante 24 por ciento corresponde a accionarios ordinarias serie B.

Aunque las acciones serie BB de ICA se pueden convertir en acciones serie B mediante la votación mencionada, lo cual resultaría en la pérdida de ciertos derechos especiales de voto.

No obstante, el artículo 2C de los estatutos de OMA contempla la conversión completa de las acciones serie BB en acciones serie B después de 15 años del inicio del TAA.

Aunque ICA podría perder ciertos derechos especiales de voto, incluyendo los derechos de veto del plan de negocios de la compañía, bajo la mayoría de las circunstancias en 2015, la participación económica del 37 por ciento de la compañía probablemente sería suficiente para mantener su control mayoritario debido a su posición en el Consejo de Administración.

Los analistas de Accival aseguraron que no es preocupante la posible pérdida de la participación del 74.5 por ciento en el TAA, ya que representa menos del 2 por ciento del EBITDA consolidado de la compañía constructora, pero sí señalaron un aspecto más preocupante: la pérdida de control y la capacidad de consolidar completamente los estados financieros de OMA.

Aunque esta circunstancia es principalmente un tratamiento contable y no debería impactar explícitamente a la valuación, el negocio de alto margen de OMA ofrece un contrapeso importante a las operaciones de Ingeniería y Construcción (E&C) de menor margen y mayor volatilidad de ICA.

Y advirtieron que la desconsolidación de OMA probablemente aumentaría los temores sobre el alto apalancamiento actual de 7.7 veces el múltiplo de deuda neta/EBITDA de 2014 de ICA.