ICA cancela construcción de crecimiento internacional

Hace dos años, la constructora mexicana hablaba ante inversionistas en NY de su meta de crecimiento internacional. Hoy su reestructura operativa no le permitirá ir por más proyectos fuera del país.
Construcción de ICA en la Ciudad de México.
Construcción de ICA en la Ciudad de México. (René Soto/Archivo)

Ciudad de México

En 2014, Ingenieros Civiles y Asociados (ICA) hablaba ante inversionistas en Nueva York de su meta de crecimiento internacional, la cual iba viento en popa, incluso los números que se trazó en ese entonces para 2018 fueron superados ese mismo año.

Sin embargo, la mayor constructora de México dijo este año que derivado de la reestructura operativa no va a ir por más proyectos fuera del país, solo se quedarán con los asociados a su última adquisición, Facchina Construction Company en Estados Unidos.

“Nuestro segmento de Construcción Civil ha buscado proyectos de infraestructura en América Central, Sudamérica y el Caribe. Debido a la actual reestructura operativa, no esperamos buscar proyectos futuros en el extranjero”, apunta en su reporte anual a inversionistas.

Este crecimiento internacional era una de las cartas fuertes de la constructora, pues hace dos años la empresa expresó su intención de aumentar su presencia, la meta era que para 2018 30 por ciento de sus ingresos totales dependiera del extranjero, misma que alcanzó en 2014 con 32 por ciento.

El paso de la empresa era acelerado, de 2010 a 2014 logró crecer de 8 a 32 por ciento sus ingresos totales provenientes del extranjero, que representaron 2 mil 797 millones de pesos y 12 mil 269 millones de pesos, respectivamente.

“Para 2015 presentaremos distintas iniciativas privadas y alianzas estratégicas para la estructuración y promoción de nuevos proyectos con objetivos claros para convertirnos en una empresa global”, preveía, pero el sueño de ICA se desinfló.

El año pasado, cuando la constructora comenzó a resentir su crisis financiera, la participación del extranjero en sus ingresos disminuyó a 31 por ciento, lo que significó 10 mil 416 millones de pesos.

La apuesta era conseguir nuevos proyectos en los países donde ya tiene operaciones, principalmente Colombia, Perú y Estados Unidos.

Destacaba el caso de Perú, donde detectó la existencia una brecha en infraestructura que representaba un área de oportunidad para ICA a través de su alianza con las firmas Los Portales, sector inmobiliario, y con San Martín Contratistas Generales, servicios mineros y servicios de construcción.

De acuerdo con la Asociación para el Fomento de la Infraestructura de Perú en su Plan Nacional de Infraestructura 2016-2025, la brecha estimada es de 159 mil 549 millones de dólares.

Pero en el caso de San Martín Contratistas Generales (una de las 5 empresas más grandes del sector de construcción en Perú), a partir del cuarto trimestre de 2015 ICA realizó la desconsolidación de los contratos de construcción y minería, como resultado de la reducción en la participación de 51 a 31.2 por ciento, lo que significó 20 por ciento en ingresos.

De esa manera, las oportunidades de la empresa que preside Bernardo Quintana se reducen ante la falta de liquidez, tanto para continuar como para nuevos proyectos.

La empresa indica que desde el año pasado la contribución de sus proyectos en Panamá fue a la baja en 79 por ciento, pues la mayoría se encontraba en la fase final.

Al 31 de diciembre de 2015, 16 por ciento del estado de contratación de Construcción de ICA se relaciona con proyectos fuera de México, en comparación con 11 por ciento
de 2014.

Para el primer trimestre de 2016, el estado de contratación de construcción civil disminuyó de 32 mil 380 millones a 31 mil 129 millones de pesos, un decremento de 3.9 por ciento respecto al saldo del 31 de diciembre del 2015.

En el primer trimestre del año, las nuevas contrataciones apenas suman mil 567 millones de pesos, principalmente por nuevos contratos de Facchina. Los proyectos en el extranjero representan 15 por ciento del estado de contratación.

Asimismo, en octubre 2015, ICA vendió la totalidad de su participación en Rodio-Kronsa por 284 millones de pesos, con sede en Madrid, España, dedicada toda clase de obras de construcciones e instalaciones tanto en el sector público como privado.

La empresa reconoce que los proyectos en el extranjero pueden ser más difíciles de supervisar debido a las grandes distancias a las que se encuentran de sus operaciones principales.

Los proyectos extranjeros exigen familiarizarse con los requisitos legales de cada mercado, así como con las prácticas de negocios.

“En contraste con los proyectos de infraestructura locales, en general los proyectos extranjeros no nos permiten beneficiarnos de nuestra reputación y experiencias pasadas con los funcionarios del gobierno mexicano y con personas del sector privado”.

La mala situación de ICA no le permite tomar más riesgos al no asegurar que sus proyectos fuera del país sean exitosos, lo cual podría poner en juego sus ganancias.

“Nuestras operaciones en mercados fuera de México nos exponen a diferentes riesgos, incluidos los relacionados con tipos de cambio, tasas de interés, inflación, gastos gubernamentales, inestabilidad social y otros factores políticos, económicos o sociales que pueden reducir nuestra utilidad neta de manera importante”.

La falta de crecimiento en el estado de contratación, la baja recuperación de su base de clientes, los altos costos fijos y las pérdidas incurridas en proyectos en el extranjero y otros negocios, como la vivienda, contribuyeron al desequilibrio de su flujo de efectivo a corto plazo.

Esta falta de liquidez ha afectado significativamente el cumplimiento de su obligaciones y ha causado retrasos en el pago de impuestos, el pago a proveedores y el pago del servicio de deuda, asegura ICA.