Hoteles dan los primeros pasos para enfrentar a Airbnb

Más de 2 millones de personas se hospedaron en París reservando en la firma de alquiler.
La página web de la empresa.
La página web de la empresa. (Especial)

Londres

Algunos de los grupos hoteleros más grandes del mundo dan los primeros pasos vacilantes para enfrentar la amenaza que plantea Airbnb, mediante la inversión en startups rivales para compartir casas y lanzar iniciativas digitales diseñadas para atender a los viajeros que buscan formas alternativas de alojamiento.

Hyatt Hotels dio a conocer hoy que se encuentra entre el grupo de inversionistas que se unió a una ronda de recaudación de fondos de 40 millones de dólares para Onefinestay, una compañía británica con seis años de antigüedad y competencia para el mercado de gama alta de Airbnb que le permite a la gente dormir en lugares de lujo.

Wyndham Hotels, cuyas marcas incluyen Ramada y Travelodge, adquirió la participación de otra startup londinense de nombre LoveHomeSwap, un servicio de suscripción que permite a los propietarios de casas intercambiar sus viviendas, de acuerdo con dos personas familiarizadas con el asunto. Una de ellas valora la participación del grupo en 7 millones 500 mil libras. Wyndham y LoveHomeSwap se negaron a hacer comentarios.

En abril, InterContinental Hotels Group, la compañía hotelera más grande del mundo por número de habitaciones, anunció iniciativas digitales que incluyen una asociación con Stay.com, un grupo con sede en Oslo que ofrece guías de turismo a la medida.

Sébastien Bazin, presidente ejecutivo de Accor, la compañía francesa de hoteles, admitió recientemente que fue un error no volverse inversionista de Airbnb en el pasado, pero señaló que está abierto a trabajar más estrechamente con el grupo cuya sede está en San Francisco.

“No somos competidores”, dijo Bazin durante un evento en el que habló sobre la industria hotelera junto con ejecutivo de Airbnb. “¿Qué podemos hacer juntos? Lo más probable es que muchas cosas”.

Airbnb dijo que no tiene asociaciones formales con hoteles, pero no les prohíbe anunciar sus habitaciones a través de su sitio.

Las medidas muestran un cambio de enfoque en la industria hotelera, que afirmó que Airbnb y otros sitios populares para compartir alojamiento, como HomeAway, no representan una amenaza de competencia. De forma consistente dijeron que no ven ningún efecto en sus reservaciones.

De acuerdo con un informe del grupo de servicios profesionales, PwC, más de 2 millones de personas se alojaron en casas y habitaciones que reservaron por medio de Airbnb en París, la ciudad más grande de la compañía en términos de anuncios. En ese tiempo las tasas de ocupación hotelera se mantuvieron estables en 80 por ciento.

“Cualquier CEO que dice que Airbnb no es una amenaza asume una pose”, dijo Henry Harteveldt, fundador de Atmosphere Research, un grupo de investigación de la industria de turismo.