Con una cifra récord de 51 mdd, sanciona Hong Kong a HSBC

El banco vendió productos vinculados a Lehman Brothers hasta septiembre de 2008.
La sede asiática del banco.
La sede asiática del banco. (Shutterstock)

HSBC fracasó en su apelación contra una multa récord que im­pusieron las autoridades de Hong Kong por una serie de fallas en su banca privada suiza, entre ellas la venta irresponsable de productos estructurados vinculados con Lehman Brothers en el periodo previo a la crisis financiera.

El banco recibió una multa de 400 millones de dólares de Hong Kong (51 millones de dóla­res) después de que un tribunal confirmó la decisión anterior que tomó la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong (SFC, por sus siglas en inglés) que lo acusó de "fallas sistémicas en su comercialización y venta de productos derivados". Sin embargo, la multa fue menor al monto que solicitó inicialmente la SFC de 605 millones de dólares de Hong Kong.

El Tribunal de Apelaciones de Valores y Futuros (SFAT, por sus siglas en inglés) dijo que las acciones de HSBC "pusieron a los clientes en un riesgo innecesario de tener pérdidas, y de hecho provocaron pérdidas sustanciales para muchos".  HSBC Private Bank (Suiza) también perderá su licencia para asesorar sobre valores durante un año, mientras que se suspenderá parcialmente su licencia para operar valores durante un año.

HSBC dijo que las suspensiones no van a afectar sus operaciones actuales de banca privada en Hong Kong, ya que ahora pera bajo una entidad legal diferente.

El tribunal dijo que la banca privada continuó con la venta de productos vinculados con Lehman Brothers hasta el 3 de septiembre de 2008 -dos sema­nas antes del colapso del banco estadunidense de inversión- a pesar de que estaba al tanto de la erosionada condición de Lehman Brothers. La oficina central de banco en Ginebra ordenó una revisión de su propia exposición crediticia a Lehman más de un mes antes, pero no advirtió a sus clientes sobre el creciente riesgo crediticio de sus productos.

El regulador también encontró que los proceso internos de HSBC no lograron comprender los perfiles de riesgo de los clientes y para asociarlos con productos adecuados durante un periodo más largo, de enero de 2003 a diciembre de 2008.

 Aunque la multa final es menor a la que se sugirió inicialmente, el SFAT expresó su esperanza de que sería lo suficientemente grande como para que funcione como advertencia para otras compañías de que "las sanciones impuestas por eludir a conveniencia los requerimientos del Código de Conducta van a constituir algo más severo que el simple 'costo de hacer negocios'".  Ashley Alder, la directora eje­cutiva de la SFC, dijo  "El mensaje debe ser claro: nuestros estándares se dise­ñaron para proteger a todos los inversionistas, incluidos los clientes de bancos minoristas y privados. Cuando se violan estos estándares, la SFC tomará medidas para hacerlos cumplir y se esforzará para lograr resul­tados que sean de interés para el público inversionista".

HSBC "se compromete a brindar resultados justos a nuestros clientes y una operación transparente y ordenada de los mercados finan­cieros. HSBC Private Banking tiene procesos y controles estrictos que están en línea con la evolución del panorama regulatorio, y mejoró su modelo de asesoría de inversión para alinear las inversiones al tipo de necesidades de los clientes y a profundizar la comprensión de los clientes sobre la naturaleza y riesgos de los productos".