La fusión con Lafarge no afectará a Holcim en México

El director de Holcim México, Eduardo Kretschmer, dijo que la fusión de la compañía con Lafarge no afectará sus operaciones en México porque la participación de la firma francesa es pequeña.
La empresa quiere profesionalizar la construcción mediante un proceso de evaluación.
La empresa quiere profesionalizar la construcción mediante un proceso de evaluación. (Especial )

Ciudad de México

El director general de Holcim México, Eduardo Kretschmer, aseguró que la fusión de la compañía con Lafarge a nivel mundial, no afectará sus operaciones en México, ya que la participación de la firma francesa es muy pequeña.

En entrevista con Notimex, resaltó que ven grandes oportunidades en México para los próximos años, debido a los proyectos que traerá consigo la implementación de las reformas estructurales impulsadas por el gobierno federal.

De acuerdo con el directivo, ya se observa un mayor dinamismo en el sector de infraestructura en el país, sin embargo la ejecución de los proyectos será lo que impulse a la industria hacia el futuro.

Resaltó que los beneficios podrán reflejarse desde finales de este año y principios de 2015, porque los proyectos de infraestructura ya se están licitando y se espera que el gasto público se ejerza de manera más efectiva a partir del próximo año.

“El país tiene una necesidad tremenda de casas habitación, también tiene una necesidad de infraestructura para vivienda y desarrollo de la gente, además de una necesidad en infraestructura para ser más competitivos, desde puentes, carreteras, entre otros”, opinó.

Kretschmer estimó que el crecimiento del sector de la construcción será de alrededor del 3.0 y 4.0 por ciento, similar a la demanda del cemento.

“2014 fue un año donde dejó de caer la actividad, de 2012 a 2013 tuvimos continuamente un mes tras otro donde las expectativas se iban ajustando a la baja, lo que hemos visto en 2014 es que ya se ha estabilizado”, resaltó.

En este sentido, el directivo señaló que tienen capacidad suficiente para hacer frente al crecimiento de la demanda, de alrededor de 12 millones de toneladas anuales, ya que sus plantas operan al 60 por ciento actualmente.

La cementera ha invertido en los últimos 14 años alrededor de dos mil 200 millones de dólares y cuenta con siete plantas cementeras en los estados de México, Guerrero, Veracruz, Tabasco, Colima, Coahuila y Sonora.

Asimismo, tiene 23 centros de distribución, dos terminales marítimas en Colima y Veracruz, más de 40 plantas de concreto premezclado, dos plantas de agregados (grava y arena) y un Centro de Innovación Tecnológica para la Construcción (CITEC).