Contenedores, 60 años de historia y muchos mdd

El invento de Malcolm P. MacLean revolucionó el comercio global y facilitó las operaciones entre distintos tipos de transporte.
El petróleo y sus derivados siguen entre los principales productos que requieren el uso de contenedores.
El petróleo y sus derivados siguen entre los principales productos que requieren el uso de contenedores. (Shutterstock)

México

Los podemos encontrar de colores y en todos los muelles del mundo, quizá en medio de una carretera o incluso acondicionados como bodega y hasta casas en un paraje industrial. Se les conoce como contenedores y en su nombre guardan su valor. Dentro de estas enormes cajas con un promedio de medida de 2. 5 metros de ancho por 3 metros de largo, las mercancías que transportan entre naciones y continentes pueden ser tan variadas como su costo.

El jueves 26 de abril de 1956, recién cumplidos los 21 años, Malcolm P. MacLean, se encontraba en el muelle Haboken, en New Jersey, EU, observando el trabajo arduo y de interminables horas de unos cargadores que tenían que colocar pacas de algodón en un barco para ser entregadas a su comprador. La idea del visionario y naciente transportista fue crear cajas que pudieran colocarse de los camiones a los barcos y viceversa para facilitar el manejo de la carga.

La patente de MacLean a su muerte, en 2001, la dejó a la Organización Industrial para la Estandarización (ISO por su sigla en inglés) para su administración.

Para la economía mexicana, los contenedores pueden equipararse a un cimiento dentro de una construcción. Solo para tener una idea, en el primer trimestre del año se llevaron al exterior mil 450 millones de dólares en exportaciones automotrices. En 2015 se vendieron a otros países 2 millones 758 mil 896 autos, cifra histórica.

Las empresas sector agrícola del país alistan los contenedores para incrementar la exportación de los productos del campo mexicano. Así lo anticipan los resultados del primer trimestre de 2016 que registran un aumento de 12.1% de la exportación agrícola. Es decir, el sector primario aportó 4 mil 185 millones de dólares a las ventas externas del país, contra 3 mil 463 millones de dólares del crudo, con lo que fueron superiores por primera vez al menos desde 1980, de acuerdo con los datos del Inegi.

Sin embargo, aún sigue siendo el petróleo y sus derivados, a escala mundial, de los productos que más demandan de los contenedores. Y de ahí también sus inicios. Hace 60 años el buque tanque Ideal X, de SeaLand partió de Newark hacia Houston con una carga de 58 contenedores y 15 mil toneladas de petróleo a granel. El primer envío internacional se produjo en 1966 de EU, con el buque Fairlane de la empresa SeaLand al llevar 236 contenedores de Port Elizabeth en Nueva Jersey a Rotterdam en los Países Bajos.

Antes de la utilización de contenedores, el manejo de carga para transporte marítimo era costoso y tomaba mucho tiempo, además de implicar un alto riesgo por accidentes y robos. En los 50 se introdujo el contenedor, el chasis para el transporte por carretera y los buques especialmente equipados, lo cual vino a revolucionar el transporte marítimo moderno.

Maersk Line se convirtió en uno de los pioneros en la industria del trasporte marítimo en el desarrollo tecnológico de este tipo de herramientas, que facilitan el envío de todo tipo de carga a cualquier parte en el mundo. En 2015 la compañía invirtió en más de 30 mil unidades de contenedores refrigerados, mejor conocidos como Reefers. La firma estima realizar más inversiones de este tipo en 2016.

Y si puede sonar como una buena idea para solucionar dónde vivir, un contenedor usado en el mercado libre internacional, puede rondar los 70 mil pesos. Hagamos cuentas.