Hipoteca inversa, plan de pensión del anciano

El esquema consiste en que puede adquirir un préstamo con el aval de una propiedad; estudian aplicarlo en todo el país
Los activos inmobiliarios pueden ser fuente de liquidez.
Los activos inmobiliarios pueden ser fuente de liquidez. (Oswaldo Ramirez)

México

El sector hipotecario impulsa la contratación de un nuevo producto destinado al segmento de los adultos mayores, el cual consiste en un financiamiento cuya garantía será la vivienda que tenga en propiedad.

Hipoteca inversa es una especie de pensión dirigida a personas mayores de 60 años en etapa de retiro, producto que en breve se podrá contratar con la banca comercial y con instituciones públicas de todo el país.

Hace unos meses el esquema entró en operación en el Estado de México y, según la Asociación Hipotecaria Mexicana, este producto permite transformar los activos inmobiliarios en rentas líquidas, es decir, una persona adulta mayor puede requerir un préstamo y la garantía será la vivienda que habita.

El monto de este financiamiento estará determinado por el valor del inmueble, el cual puede darse de un solo pago, una línea de crédito o una renta mensual.

La duración del crédito puede ser un periodo preestablecido o hacerse de forma vitalicia, hasta la muerte del individuo o, en caso de tratarse de una pareja, el fallecimiento de ambas personas.

La liquidación del crédito es una opción de los herederos, si saldan el crédito pueden conservar la vivienda, si no lo hacen se vende la vivienda y se quedan con la diferencia entre el valor de venta y el saldo acumulado del préstamo.

El área de análisis de BBVA Bancomer consideró que las oportunidades que representa la hipoteca iversa es que en primer lugar asegura un ingreso extra a este segmento de la población, ante las dificultades que tienen los sistemas de pensiones (públicos o privados) para otorgar ingresos suficientes al retiro.

En segundo lugar, los incrementos en la esperanza de vida se están presentando de manera cada vez más acelerada, lo que genera ajustes (a la baja) en los beneficios pensionarios de las futuras generaciones.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía indican que la esperanza de vida en 1930 era de 34 años, en 2000 aumentó a 75 y en 2012 a casi 76. De continuar esta tendencia, en 2050 los adultos mayores representarán casi 30 por ciento.

En tercer lugar, existe un gran porcentaje de personas en edad de trabajar que simplemente no ahorran en ningún sistema de pensiones, lo que los lleva a depender de la ayuda de terceros, especialmente de sus hijos o de otros familiares.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro tiene registradas cerca de 50 mil cuentas administradas por las Afore, que junto con los otros esquemas solo cubren 40 por ciento de la población económicamente activa.

Con la hipoteca inversa es posible que las personas en etapa de jubilación cuenten con un activo inmobiliario que les permita diversificar sus fuentes de ingresos.

Proyecciones de Bancomer arrojan que las tasas de reemplazo del sistema de pensiones del IMSS para una persona de 65 años, con la incorporación de un flujo de rentas vitalicias a partir de activos inmobiliarios, aumentarían de 75 a 122 por ciento en 2013 y de 37 a 82 por ciento en 2050.