Heineken y Carlsberg toman fuerza en Asia

Europa del Este representó 19% de las utilidades de operación de la cervecera danesa.
La marca insignia de la empresa neerlandesa.
La marca insignia de la empresa neerlandesa. (Matthew Lee | Reuters)

El crecimiento en Asia ayudó a las compañías cerveceras Carlsberg y Heineken a compensar la caída de las ventas en Rusia y las zonas a las que golpeó más el descenso de los precios del petróleo.

Europa del Este —principalmente Rusia— representó solo 19 por ciento de las utilidades de operación de Carlsberg, la compañía cervecera con sede en Dinamarca, el año pasado, en comparación con un máximo de cerca de la mitad, mientras que Asia aumentó 28 por ciento. Rusia resultó ser un punto de frustración para Carlsberg desde que completó la adquisición de la marca de cerveza Baltika.

"Los fuertes resultados en Asia son un hito para Carlsberg. Es un importante punto de inflexión hacia el futuro", dijo Cees 't Hart, el nuevo presidente ejecutivo de la cervecera.

Carlsberg se expande en Asia, con la compra en 2014 de Chongqing, y tiene planes para adquirir Wusu Beer. Pero después de años de un fuerte crecimiento, el mercado chino decepcionó el año pasado, ya que los volúmenes cayeron 5 por ciento para la industria y 2 por ciento para Carlsberg.

En su lugar, Carlsberg tuvo un importante éxito en la India, donde aumentó 42 por ciento su volumen —frente a un crecimiento de 5 por ciento del mercado—, ya que su marca Tuborg se vuelve la segunda más grande del país.

La utilidad de operación total cayó 21 por ciento en el cuarto trimestre, para llegar a mil 400 millones de coronas danesas, con un incremento en ventas de 2 por ciento, que llegaron a 14 mil 700 millones de coronas danesas. Carlsberg pronostica que la utilidad de operación, que cayó 8 por ciento en 2015, aumentará entre 1 y 3 por ciento este año.

Mientras tanto, Heineken pronostica volatilidad en los mercados emergentes y caídas de precios este año, y la tercera mayor cervecera del mundo por ventas registró un aumento de 25 por ciento en sus utilidades de 2015.

El crecimiento en países clave en el continente americano y en la región Asia-Pacífico, incluido México y Vietnam —donde las ventas de la cerveza Tiger fueron fuertes—, ayudó a Heineken a compensar la caída en las utilidades de operación en África, Medio Oriente y Europa del Este.

Esa división, que representa 16 por ciento de las ventas, y 17 por ciento de las utilidades de operación, fue la única región que registró una caída.

Las ventas en Rusia y Nigeria, que el grupo con sede en los Países Bajos agrupa en una región, cayeron. Nigeria también sufre por la alta inflación y la debilidad de la moneda.

A pesar de la caída de los volúmenes en Rusia, la rentabilidad mejoró, gracias a mayores ventas de las marcas premium, como Amstel Premium Pilsner y Krusovice.

Las utilidades aumentaron en Polonia, España, Reino Unido y Francia, impulsadas por las ventas de cervezas premium y la sidra, y también gracias a la ayuda del buen clima el verano pasado.

Los ingresos para el año que terminó el 31 de diciembre subieron 6.5 por ciento, para llegar a 20 mil 510 millones de euros, y las utilidades netas aumentaron 25 por ciento, para alcanzar mil 890 millones de euros, gracias a la ayuda de la reducción de costos.