Halliburton acuerda adquirir Baker Hughes

Un convenio de 38 mil mdd representará la negociación más grande entre dos empresas de servicios petroleros.
Oficinas de la segunda empresa de servicios petroleros más grande del mundo.
Oficinas de la segunda empresa de servicios petroleros más grande del mundo. (Richard Carson/Reuters)

Nueva York/Londres

Halliburton acordó la adquisición de Baker Hughes en 38 mil millones de dólares (mdd), uniendo a las dos compañías en una de las negociaciones más grandes en la industria energética en los últimos años.

El acuerdo se da un mes después de las conversaciones divididas entre los líderes de las dos compañías, donde Baker Hughes se quejaba de que estaba siendo presionada para llegar demasiado rápido a un acuerdo, y Halliburton preparaba el camino para una oferta hostil.

El acuerdo todavía enfrenta una serie de obstáculos, particularmente la resistencia de los reguladores de EU y otros países. Halliburton es la segunda empresa de servicios petroleros más grande del mundo por capitalización de mercado, y Baker Hughes es la tercera más grande. Uniéndolas se crearía un grupo con una participación en el mercado global del 40 por ciento o más en algunos productos y servicios.

La adquisición acordada es principalmente en acciones de Halliburton, y el elemento de dinero con un valor aproximado de 24 por ciento del total.

El lunes, en un comunicado conjunto, las empresas dijeron que el acuerdo tenía un valor por acción de 78.62 dólares, en la forma de 1.12 de acciones de Halliburton, más 19 dólares por cada acción de Baker Hughes. Esto es un precio superior a 61% en el valor de las acciones de Baker Hughes poco antes de que la noticia de las pláticas entre las dos compañías fueran informadas el pasado jueves.

El acuerdo le da un valor al capital de Baker Hughes de 34 mil 600 mdd y dejaría a los accionistas con una participación del 36% en la empresa combinada. Incluyendo la deuda, le da un valor de empresa a Baker Hughes de 38 mil mdd.

Halliburton dijo que había acordado pagar una cuota de ruptura de 3 mil 500 mdd si la compra no lograba la aprobación de los reguladores antimonopolios, pero añadió que estaba “confiado de que pueda lograrse la combinación desde un punto de vista regulatorio”.

El acuerdo se produjo después de que Halliburton había realizado una oferta menor en octubre. Martin Craighead, el presidente ejecutivo de Baker Hughes, había dejado la puerta abierta para un acuerdo en un correo electrónico que le envió a Halliburton el miércoles pasado con el que rechazaba la oferta inicial.

Le dijo a Halliburton que debería de mejorar el valor de su propuesta “si quería llegar a un acuerdo en la transacción”.