México va a crecer menos: Hacienda

Cae la perspectiva ante la desaceleración de EU en el primer trimestre del año, cuya economía creció solo 0.2%, sostuvo Fernando Aportela.
Subsecretario de Hacienda en conferencia.
Subsecretario de Hacienda en conferencia. (Juan Carlos Bautista)

México

La Secretaría de Hacienda redujo de nuevo la expectativa de crecimiento para el país, a pocos días que el Banco de México hiciera lo propio. En esta ocasión la disminuyó a un intervalo de entre 2 y 2.8 por ciento, inferior al 2.2 y 3.2 por ciento de mayo pasado.

La actualización viene luego de que el Inegi informó que la economía mexicana creció 2.2 por ciento en el segundo trimestre del año.

Hacienda pronosticó un repunte económico superior a 4 por ciento para 2015, al destacar el impulso de las reformas estructurales. Al cierre de 2014 su previsión era de entre 3.2 y 4.2 por ciento, y a finales de mayo la ajustó a 2.2 y 3.2 por ciento.

El Banco de México redujo, asimismo, su expectativa de expansión en su segundo informe trimestral de 2015 a un intervalo de 2 y 3 por ciento.

Hacienda atribuyó la baja de su perspectiva a la desaceleración de Estados Unidos — principal socio comercial de México— en el primer trimestre del año, cuya economía creció solo 0.2 por ciento, lo que tuvo un impacto en las exportaciones mexicanas.

"La producción manufacturera de EU llegó a un pico en noviembre pasado, y en el último dato que tenemos de julio se observa que está por debajo de ese nivel", dijo en entrevista el economista Jonathan Heath, vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF.

Ese lento ritmo en EU propició que la actividad industrial en México registrara una desaceleración en los primeros seis meses de 2015, lo que disminuyó la demanda de las exportaciones manufactureras mexicanas.

Además, la producción petrolera registró una tendencia a la baja en los primeros cuatro meses del año, hasta tocar su mínimo histórico de 2 millones 201 mil barriles diarios en abril, y repuntar ligeramente a 2 millones 247 mil barriles en junio pasado.

"El nivel de producción se ha estabilizado a partir de una volatilidad inicial durante los primeros cinco meses del año; ya vemos una estabilización alrededor de 2 millones 260 mil barriles diarios", dijo el subsecretario de Hacienda, Fernando Aportela, en conferencia de prensa.

El peso se ha depreciado frente al dólar más de 26 por ciento en lo que va del año, y la divisa estadunidense continúa encareciéndose hasta los 17 pesos, ante un escenario de volatilidad mundial por el posible aumento de tasas de la Reserva Federal, que a su vez impactó en la confianza para invertir de los empresarios mexicanos.

En ese contexto de desconfianza de los empresarios, tanto la encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado del Banco de México como sondeos entre directivos de Deloitte y el Instituto Mexicano de Contadores Públicos, señalan a la inseguridad como el factor principal que impide un adecuado desarrollo económico.

Pero Hacienda recordó que un crecimiento por encima de 2 por ciento en México es superior al de otros países de América Latina, por lo que considera que existen fundamentos sólidos en la economía mexicana, tales como un creciente consumo interno, motivado por la creación de más empleos formales, así como una mayor captación de inversión extranjera.

Por otra parte, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) advirtió que al cierre de este 2015 puede ocurrir una "burbuja" inflacionaria derivada de un eventual aumento en los precios al consumidor por término de año, el incremento del dólar, la devaluación del yuan y el alza en las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos.

En conferencia, Alfonso Navarrete, titular de la STPS, explicó que dicha "burbuja" rompería las expectativas inflacionarias, aunque destacó que has el momento y a pesar al entorno volátil, la inflación se ubicó en 2.75 por ciento en julio, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

"Es la tasa más baja registrada en los últimos 45 años y lo que significa que los bienes y servicios que jalan la economía no están sufriendo incrementos o, al menos, no incrementos significativos.

DESACELERACIÓN

La economía mexicana presentó una desaceleración en el segundo trimestre del año, al registrar un crecimiento anual de 2.2 por ciento y este nivel ser menor al 2.6 por ciento observado en el primer trimestre, debido a un bajo dinamismo de la actividad industrial, principalmente en la minería petrolera y la construcción, de acuerdo con el reporte del Inegi.

En su comparativo trimestral, el PIB aumentó escasamente 0.5 por ciento derivado de un estancamiento del sector secundario que no mostró variación alguna con respecto a enero-marzo, así como de la caída de 1.6 por ciento en las actividades primarias, lo que fue parcialmente contrarrestado por un incremento de 0.9 por ciento en el comercio y los servicios.

Dentro del sector secundario, que representa 32.7 por ciento del PIB, se observó un desempeño negativo en la minería, debido a la caída en la plataforma de producción petrolera, así como un debilitamiento de la construcción, mientras que en el sector terciario (63.4 por ciento del PIB) los servicios profesionales mostraron un retroceso, en su comparativo anual.