HSBC analizará el relevo de sus dos altos directivos

Stuart Gulliver, quien dirige el banco desde hace cinco años, tiene previsto supervisar el plan estratégico que dio a conocer el año pasado hasta su conclusión a finales de 2017.
La sede del banco en Londres.
La sede del banco en Londres. (Peter Nicholls/Reuters)

El director ejecutivo de HSBC dijo que se espera que el banco aborde el próximo año el tema de la sucesión de sus dos altos directivos, después de que se tomó la decisión de mantener su sede en Reino Unido.

Stuart Gulliver, quien dirige el banco desde hace cinco años, dijo a Financial Times que tiene previsto supervisar el plan estratégico que dio a conocer el año pasado hasta su conclusión a finales de 2017.

“Tengo un programa que abarca hasta finales de 2017 y voy a trabajar para cumplirlo”, dijo, y agregó que la sucesión “será un tema durante el próximo año, más o menos, pero no deben esperar que pase algo las próximas semanas”.

El próximo año se espera la sustitución de Douglas Flint como presidente y es probable que el banco busque un sucesor para Gulliver al año siguiente. Si la decisión del banco hubiera sido mudarse al extranjero, existiría la posibilidad de pedir a los dos ejecutivos que se quedaran unos cuantos años más.

Gulliver dijo que si bien las acciones de HSBC cayeron 18 por ciento en lo que va del año, éstas superaron el desempeño del sector bancario, que cayó cerca de un cuarto. “No está claro si es el momento para un cambio de CEO y de presidente, porque en términos relativos las acciones subieron”, dijo.

Las acciones del banco cayeron un tercio desde que Gulliver y Flint asumieron sus cargos a principios de 2011. Pero la mañana del lunes subieron 1.5 por ciento como respuesta a la decisión de la ubicación de su sede.

HSBC consideró cinco o seis posibles ubicaciones para su sede, pero al final de su revisión de 10 meses los sitios se redujeron a Londres y Hong Kong, los cuales se consideran sus “mercados domésticos”.

Gulliver dijo que la junta de administración, de 19 miembros, no ponderó la reciente volatilidad en los mercados financieros chinos o los temores por la desaceleración de la segunda mayor economía del mundo, cuando se tomó la decisión unánime de permanecer en el Reino Unido.

Si bien la junta discutió sobre los temores de que China socave la independencia de Hong Kong, como quedó de manifiesto por la reciente detención de tres editores en el territorio, Gulliver dijo que esto no fue crucial para la decisión.

“Esas son preguntas realmente legítimas, pero de todas formas tenemos ese riesgo —en cualquier lugar donde se encuentre la sede—, porque tenemos una enorme operación en Hong Kong”, dijo.

Flint comentó que la falta de un tratado fiscal entre Estados Unidos y Hong Kong fue en contra de la decisión de elegir Nueva York como sede, porque los inversores asiáticos, que representan una tercera parte de su base de accionistas, enfrentarían una retención de impuestos sobre dividendos.

El presidente dijo que el clima normativo y político de Reino Unido mejoró el año pasado. “Es importante que estemos en un lugar donde hay apoyo para el sector financiero”, dijo, y agregó que “se levanta la niebla regulatoria”.