HR Ratings, con cautela sobre deuda mexicana

La agencia de calificación dice que será prudente en cuanto a revisar la nota soberana del gobierno; “vamos a tomar un poco más de tiempo”.
HR Ratings destacó la aportación de los remanentes del Banco de México para reducir el déficit.
HR Ratings destacó la aportación de los remanentes del Banco de México para reducir el déficit. (Juan Carlos Bautista)

México

La agencia de calificación crediticia HR Ratings señaló que será prudente en cuanto a la revisión de la nota soberana del gobierno mexicano, debido a que la actual administración ha tomado medidas adecuadas para mantener la estabilidad de las finanzas públicas y confía en el pronóstico de comenzar una tendencia descendente de la deuda en los próximos años.

“Vamos a tomar un poco más de tiempo para analizar la calificación, especialmente porque estamos a pocos días de recibir los Criterios de Política Económica, un documento muy importante”, indicó en entrevista Félix Boni, director general de análisis de HR Ratings.

La agencia estimó que la deuda total, que se mide en el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público (Shrfsp), superaría 50 por ciento del PIB este año, y esta semana el propio gobierno federal confirmó ese pronóstico.

Asimismo, Hacienda informó que el débito público se ha incrementado en 4 puntos del PIB como consecuencia de la depreciación del tipo de cambio. Solo por la variación cambiaria peso-dólar aumentó 0.9 puntos del producto interno bruto la deuda pública. Hacienda indicó que existen diversos factores ajenos a los requerimientos financieros del sector público que han generado “desviaciones”, entre ellas el mayor gasto en pensiones y la variación en el crecimiento económico.

A pesar de la estimación de aumento, factor que provocó un cambio de perspectiva en la calificadora Standard & Poor’s de estable a negativa, HR Ratings señaló que Hacienda ha realizado su trabajo en cuanto a reducción del gasto, y ha contado con el programa de coberturas petroleras, lo cual brindó un grado de protección ante el desplome de los ingresos por la venta de crudo.

“Hasta el momento, en el primer trimestre del año, el progreso ha sido muy importante para que la deuda ya no aumente respecto al PIB, además de reducir el déficit ayudado por los remanentes del Banco de México”, indicó Boni.

En tanto, Alfonso Sales, analista de HR Ratings, señaló en entrevista que con la publicación del documento de Criterios de Política Económica se revelará la estrategia de Hacienda para manejar las finanzas públicas, deuda y déficit, en comparación con documentos anteriores, lo que servirá de referencia para realizar algún movimiento en la calificación.

HR Ratings —calificadora mexicana— mantiene una nota de inversión para la deuda soberana de México en perspectiva estable, al igual que Fitch Ratings. En caso de disminuir la calificación, el país puede acercarse a una nota de grado especulativo, lo que representaría un mayor costo y dificultad para obtener financiamiento en moneda local y extranjera.

Moody’s y Standard & Poor’s han mantenido su calificación en grado de inversión, pero cambiaron su perspectiva de estable a negativa, debido al pasivo de Pemex, debilidad institucional y una creciente deuda pública, por lo que puede tomar una decisión respecto a la nota en un periodo de entre 12 y 24 meses.

La Secretaría de Hacienda ha señalado que existen distintas fortalezas para mantener la calificación en un nivel estable ante los choques en el exterior. Este año se caracterizó por la aportación a los ingresos del remanente de operación del Banco de México, que se ubicó en 1.2 por ciento del PIB.

Asimismo, de acuerdo con Hacienda, la caída en los precios del petróleo fue compensada por el aumento de los ingresos tributarios, y se espera que las coberturas petroleras ayuden a compensar ese efecto.

Además, de acuerdo con la expectativa de diversos analistas del sistema financiero, el gobierno alcanzará su objetivo de disminuir el déficit representado en los requerimientos financieros del sector público en 3 por ciento del PIB.

Gasto programable

El gobierno ha disminuido el gasto programable en la presente administración; entre 2013 y 2015, éste experimentó una variación real anual promedio de 4.2 por ciento

Mientras que en el periodo de 2007 a 2012, el crecimiento fue de 4.9 por ciento, y entre 2007 y 2009 alcanzó 6 por ciento, estos dos últimos periodos durante la administración de Felipe Calderón.

Hacienda asegura que en el paquete económico del próximo año se contempla un superávit primario; es decir, mayor ingreso que gasto público, sin contar el pago de la deuda pública. mejorar la situación financiera del gobierno.