Grupos de tecnología compiten por atención de automotrices en el CES

Más de 10 de las mayores armadoras del mundo muestran nuevos modelos y prototipos de sus vehículos.
La sede del encuentro de electrónica.
La sede del encuentro de electrónica. (John Locher/Reuters)

Las Vegas

Kanwalinder Singh espera llamar la atención cuando presente un Maserati y un nuevo Cadillac modificados en la convención más grande de la industria de la tecnología del año.

Singh es un alto directivo del fabricante de chips Qualcomm, que se encuentran en la mayoría de los smartphones del mundo, entre ellos el iPhone de Apple. Los vehículos de lujo, que Singh y su equipo muestran esta semana en el Consumer Electronics Show (CES) en Las Vegas buscan llamar la atención de nuevos clientes: los fabricantes de automóviles.

“Lo que inventamos para los smartphones se puede aplicar a los coches”, dijo Singh. Su equipo modificó los vehículos para mostrar diferentes sistemas de entretenimiento y comunicación que pueden construirse con sus chips. “Queremos mostrarle a los fabricantes de autos… lo que es posible”.

Los tecnólogos apuntan con entusiasmo a la industria del automóvil, pero cualquier señal de entusiasmo por parte de la industria se suaviza con precaución.

Sin embargo, el piso de la convención es testamento de las asociaciones entre los incipientes sectores. Más de diez de los fabricantes de autos más grandes del mundo se encuentran en el CES con nuevos modelos y prototipos de automóviles, y cientos de grupos de tecnología muestran de todo, desde chips que permiten a los usuarios quitar el seguro a los vehículos con sus smartphones hasta herramientas de navegación que permiten a los coches compartir información con otros vehículos en el camino.

Sin embargo, la industria del automóvil también batalla para encontrar la manera de mantener el control del proceso. Grupos como Apple, Google y otros desarrollan software que controla en parte cómo interactúan los conductores con sus tableros. El año pasado, dos de los grupos de tecnología más importantes lanzaron software que se incluye en el vehículo, Apple CarPlay y Android Auto, que controla la manera como los conductores enlazan sus teléfonos a sus carros.

Las empresas automotrices, dicen los ejecutivos, compiten para satisfacer el interés de los clientes para lograr tener acceso a las capacidades de sus smartphones mientras conducen, sin tener que sacrificar su propia capacidad para definir lo que significa conducir su marca de automóvil y controlar datos valiosos sobre sus clientes.

“El coche tiene que adaptarse a lo que hace Apple, a lo que hace Google, y esa es una situación incómoda y en la que ninguno (de los fabricantes de automóviles) ha estado”, dijo Richard Barrett, ejecutivo del fabricante de chips del grupo de sistemas inalámbricos Broadcom. “Cuando observas alguna de las últimas generaciones de tecnología, el auto es parte del ecosistema del teléfono móvil, y no al revés”.

Muchas firmas automotrices contratan ingenieros de software y construyen nuevos equipos de investigación, dice Sean Fernback, presidente de la operación de mapas de Nokia. Pero la curva de aprendizaje es pronunciada. Marcas como Ford fueron criticadas por lo ruidosa que es su primera generación de software conectado al automóvil.

“Si se trata de la experiencia directa de conducir o la percepción de marca, es ‘por favor, aléjate’”, dice Tim Evavold, director de autos conectados de Covisint, una empresa de software con sede en Detroit proveedora de muchos fabricantes de automóviles. “Si se trata más de información y entretenimiento, se van al otro lado y dicen: ‘Ok, ¿en qué puedes ayudarme?’”.

Puede variar, dijo Barrett, depende del tipo de automóvil. Para autos más baratos, la disponibilidad del software de Silicon Valley es una bendición, ya que las automotrices pueden subcontratar de manera efectiva a Google y a otros grupos de tecnología la compleja tarea de desarrollo de software. Pero las marcas de alta gama quieren mayor control sobre el funcionamiento y diseño de la interfaz del usuario.

“Definitivamente siento que habrá un momento, un punto de cruce, en donde (las automotrices) desarrollarán y manejarán gran parte de sus propios servicios”, dijo Fernback. Nokia, dice, ve su propio futuro como “la Suiza de los mapas”, que permite a los fabricantes de automóviles integrar sus mapas a sus propios servicios independientes que diseñan y mantener los datos de los clientes.

La industria es menos renuente a adoptar otro tipo de tecnología que se presenta en el CES. Muchas empresas automotrices agregan nuevas cámaras de video para eliminar los puntos ciegos de los carros o adoptan tecnologías de conducción independientes que pueden mejorar la seguridad al ayudar al conductor a estar al tanto de lo que rodea a su automóvil.

NXP, un fabricante de chips, dice que los fabricantes de automóviles también se acercan para pedir ayuda en el desarrollo de sistemas que permitan a los conductores abrir sus autos con sus smartphones. Eso, dijo Drue Freeman, quien ayuda a administrar la división de ventas y mercadotecnia para vehículos de la compañía, puede ser muy útil para integrar a sus autos a los servicios para compartir coches, como Zipcar.

Aunque ese modelo emergente de negocios puede contribuir a reducir la propiedad de automóviles entre la gente joven y los citadinos, muchas empresas del ramo quieren que sus vehículos se incluyan como parte de una flotilla compartida, para que los conozcan los clientes potenciales. “En este momento hay una evolución en la industria automotriz en la que la mayor parte de la innovación se relaciona con la electrónica”, dijo Freeman.

2

Automóviles de lujo conectados que presentará el fabricante de chips Qualcomm en la CES; un Maserati y un Cadillac

10

Importantes automotrices que se encuentran en la feria electrónica internacional

20,000

Productos que serán presentados en la CES 2015, evento que cuenta con 3 mil 663 expositores