Grupos químicos buscan extraer todo el jugo al "shale"

La energía barata da a los productores de EU enormes ventajas de costos sobre los competidores externos.
Los líquidos de gas natural, entre ellos el etano, son utilizados como materia prima.
Los líquidos de gas natural, entre ellos el etano, son utilizados como materia prima. (Tim Shaffer/Reuters)

Nueva York

Estos son tiempos corrosivos para ser director ejecutivo de una compañía de químicos en Estados Unidos. DuPont y Dow Chemical, las dos empresas más grandes del sector, recibieron el ataque de inversionistas activistas que los instan a dividirse. Otros grupos, entre los que se encuentran Air Products y WR Grace, pusieron en marcha programas radicales de reestructuración, y todos tuvieron que revaluar sus estrategias después de los trastornos en las condiciones del mercado.

Sin embargo, los dolores de cabeza en las salas de juntas no son una señal de una industria en crisis, sino de una que tiene las mejores perspectivas para una generación. La suerte de las empresas estadunidenses de químicos cambió por el auge del gas de esquisto, que les proporciona energía y materias primas baratas. La pregunta que los ejecutivos enfrentan ahora es cómo aprovechar de la mejor manera esta bonanza.

Esa situación contrasta con la que había hace una década, cuando el panorama era sombrío para el sector de fabricación de químicos a granel, como el etileno, un componente utilizado en una amplia cantidad de productos, entre ellos el plástico. En general, las compañías trataron de diversificarse a otros segmentos, a fin de participar en negocios más lucrativos, como químicos especializados para ciertas industrias, entre ellas la agricultura y la electrónica.

“La moda de las declaraciones estratégicas de las compañías en la década de 2000 fue decir: ‘Queremos pasar de las materias primas a químicos especializados, para tener márgenes más altos y estables’”, dijo Andrew Walberer, de la consultora, AT Kearney.

En la actualidad ese punto de vista dio la vuelta. Estados Unidos se convirtió en uno de los lugares más competitivos para la producción de químicos a granel, y en los últimos cinco años el grupo más exitoso que cotiza en bolsa en términos de precio de sus acciones fue LyondellBasell, un productor de materias primas orgulloso de serlo.

Fue creado a finales de 2007 cuando Basell, bajo el control del multimillonario ruso Len Blavatnik, compró la texana Lyondell, y poco después de un año entró en el Capítulo 11 de protección de bancarrota.

La suerte de la compañía cambió durante 2009, cuando nombraron presidente ejecutivo a Jim Gallogly, que anteriormente estaba en el grupo petrolero ConocoPhillips, y se convirtió en una estrella en la industria química por sus logros al mejorar el desempeño de operación y la rentabilidad de LyondellBasell.

Desde que la compañía empezó a cotizar en la bolsa de Nueva York, en octubre de 2010, el valor de sus acciones casi se cuadruplicó, mientras que las de Dow subieron cerca de 74 por ciento y las de DuPont alrededor de 50 por ciento.

Condiciones favorables

Cuando Gallogly dejó su cargo, a inicios de este año, Bob Patel, uno de sus lugartenientes, lo sustituyó.

Si bien la mejora en el desempeño de la compañía es genuino, recibió la ayuda de las condiciones favorables del mercado. El bajo precio del gas, generado por el auge del esquisto, le dio a los productores estadunidenses de petroquímicos una enorme ventaja de costos sobre sus rivales asiáticos y europeos, como Basf, de Alemania, y Formosa Petrochemical, de Taiwán.

En EU, LyondellBasell utiliza principalmente líquidos de gas natural —entre ellos el etano, que se produce en los campos de esquisto— como materia prima para sus productos, mientras que sus rivales fuera de EU generalmente dependen del nafta, un insumo que se saca del petróleo crudo.

Aunque los precios del petróleo se desplomaron desde el verano pasado, hay también fuertes caídas en los de gas y líquidos de gas natural en EU. LyondellBasell reportó ganancias récord por acción para el primer trimestre de este año. Todas las compañías químicas estadunidenses se benefician en algún grado de los menores precios de la energía y las materias primas, pero la magnitud del efecto varía. Dow es uno de los que experimentan un mayor beneficio. Se comprometió a ampliar sus operaciones en la costa estadunidense del golfo de México, con una inversión de 6 mil millones de dólares (mdd) en instalaciones, incluido un nuevo cracker que se utiliza para producir etileno.

Sin embargo, Patel obtiene otra lección del éxito de LyondellBasell: el valor de permanecer con un enfoque. “Durante los ciclos, las empresas químicas de materias primas bien manejadas entregaron un rendimiento igual o mayor que el de empresas químicas especializadas bien administradas”, dijo.

Los inversionistas activistas Third Point, de Dan Loeb, en Dow, y Trian, de Nelson Peltz, en DuPont, dieron argumentos similares cuando presentaron el caso de desmantelar estos grandes conglomerados químicos; dijeron que la creación de empresas más pequeñas fomentará administraciones más centradas y será más sencillo para los inversionistas entender. Las dos empresas se resistieron a las ideas de los activistas, pero las decisiones estratégicas que tomaron las mueven hacia una serie de negocios más centrados.

Dow mantiene un compromiso con su modelo integrado, fabrica productos químicos tanto a granel como especializados, pero ya superó el objetivo que estableció el año pasado de recaudar entre 7 mil y 8 mil 500 mdd con ventas de activos. Mientras tanto, Dupont fijó su naturaleza de ser una empresa de químicos especializados con una fuerte investigación, y dividió sus operaciones de pigmento de pintura y teflón, como Chemours, una nueva compañía.

Walberer dijo que las empresas químicas se dirigen a una mayor especialización y enfoque, incluso sin la participación de los activistas. “Es realmente difícil ser tan bueno como debes serlo si tienes un portafolio de negocios tan distintos”, dijo.

Por ahora, los activistas están quietos. En noviembre pasado, Third Point llegó a un acuerdo con Dow que le permite elegir a dos directores del consejo. Mientras tanto, Trian, el mes pasado fracasó en su intento por tener directores con derecho a voto en la junta de DuPont en una elección fuertemente reñida.

2010

Año en que LyondellBasell empezó a cotizar en la bolsa de NY, el valor de sus acciones casi se cuadruplicó, en tanto que DuPont subió 50 por ciento

6 mil

millones de dólares se comprometió a invertir Dow en sus operaciones en la costa estadunidense del golfo de México