Grupo MILENIO, entre los que recibirán Distintivo ESR 2016

La responsabilidad social “no solo es un discurso, sino que forma parte de la operación de una compañía”, explica experto del Cemefi.
La acreditación incluye a nueve filiales del corporativo.
La acreditación incluye a nueve filiales del corporativo. (Araceli López)

México

El Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) y la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial (AliaRSE), hicieron pública la lista de las mil 413 firmas que obtuvieron el Distintivo ESR (Empresa Socialmente Responsable) en 2016, entre las que están Grupo MILENO y nueve de sus filiales, tras acreditar más de 300 indicadores.

En su sitio de internet, el Cemefi destacó que el Distintivo ESR será entregado en el noveno Encuentro Latinoamericano de Empresas Socialmente Responsables, del 2 al 5 de mayo, en el WTC Ciudad de México, a las compañías que cumplieron satisfactoriamente con los estándares.

"Empezamos el proceso hace 16 años y en 2001 fue la primera vez que se hizo público el listado. Participaron 28 empresas y 17 obtuvieron el distintivo", explicó en entrevista Juan Felipe Cajiga, director de Responsabilidad Social Empresarial del Cemefi.

El organismo toma en cuenta cuatro ejes: Ética y gobernabilidad, Calidad de vida, Vinculación y compromiso con la comunidad y Cuidado del medio ambiente.

"Creo que se ha logrado permear el concepto, independientemente de que todavía hay firmas que la consideran más orientada a la parte de la comunidad, y en segundo lugar hacia el medioambiente", comentó Cajiga.

Sin embargo, en el país falta reforzar "la ética y gobernabilidad empresarial y la calidad de vida dentro de la compañía... Es importante entender que la RSE también empieza por casa y que hay mucho en cuestión de impacto social que se puede hacer al interior y, en la parte ética, llevar a la realidad los valores que enarbola".

Uno de los retos que tiene el Cemefi con el Distintivo ESR es que las empresas logren "reconocer que no solo es un discurso, sino que forma parte de la operación de una compañía".

Un segundo reto, abundó, "es consolidar el concepto en las pymes (pequeñas y medianas empresas), que representan el grueso de las firmas en nuestro país y a veces son las que tienen el prejuicio de que la RSE es cuestión de las grandes, que implica mucha inversión o que su prioridad es consolidarse".

Sin embargo, destacó, "es al revés, porque ese concepto está abriendo espacios en las cadenas de valor y es una buena forma de implementar estrategias de consolidación y crecimiento".

El tercer reto "regresar a la premisa básica de que la empresa se forma para satisfacer necesidades sociales".

Como el proceso se basa en la comparación con otras empresas, abundó, "si se quedan en lo que lograron al principio, al paso del tiempo terminarán perdiendo el distintivo, entonces sí se genera una sana competencia interna y un crecimiento virtuoso al estar conociendo y compartiendo prácticas con otras firmas, aún cuando sean de otros sectores".

Los miembros de AliaRSE, "creemos que las que son socialmente responsables van a llegar mucho más rápido a la sustentabilidad y de una manera mucho más perdurable".

A la larga todas las empresas buscan ser sustentables y "en la medida que logren esto, los consumidores y los inversionistas van a ayudar a garantizar que la empresa persista y tenga éxito", concluyó Cajiga.