Grecia, al límite para proponer reformas ante la UE

Extremistas de izquierda descalifican el convenio.
Yanis Varufakis, ministro griego de Finanzas.
Yanis Varufakis, ministro griego de Finanzas. (Kostas Tsironis/Reuters)

Bruselas y Atenas

El ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis, llegó ayer al límite para enviar el proyecto de propuesta de reformas al Fondo Monetario Internacional y a las instituciones de la Unión Europea, que contenga una serie de reformas que pueda satisfacer las condiciones que se establecieron en el acuerdo de última hora del viernes para extender cuatro meses el rescate del país de 172 mil millones de euros.

Las reformas serán “principalmente de carácter estructural” y no incluirán los detalles de los aumentos de ingresos proyectados o los recortes de gastos, dijo un funcionario del gobierno.

Entre las medidas esperadas van reglas para combatir la evasión fiscal y el contrabando de combustible y cigarrillos, que podrán recaudar entre 2 mil millones y 2 mil 500 millones de euros este año, de acuerdo con el mismo funcionario.

Pero no está claro si algunas de las políticas claves que ya dio a conocer el gobierno de Syriza, como la reducción hasta de 50% a las deudas de los contribuyentes con el Estado, se incluirán en el documento de Varoufakis.

Aunque el acuerdo de Grecia con sus socios de la eurozona marcó un cambio de rumbo para el primer ministro, Alexis Tsipras, que prometió terminar con el rescate financiero actual, el nivel de aprobación del gobierno aumentó de 70 por ciento hace una semana a 80 por ciento en la actual, de acuerdo con una encuesta de opinión publicada el domingo.

El sábado, Tsipras le dijo a los griegos que la austeridad impuesta por el FMI y la Unión Europea había terminado, pero advirtió que aunque el viernes Atenas ganó la batalla en Bruselas, no ganó la guerra.

Dijo que el acuerdo del viernes canceló los compromisos de austeridad que hizo el gobierno conservador anterior, pero advirtió que vienen tiempos difíciles.

Varios miembros de la facción de extrema izquierda de Syriza criticaron el acuerdo y lo calificaron de un retroceso que no se presentó a las estructuras del partido, como el Comité Central, para su aprobación.

Manolis Glezos, un miembro de 92 años del Parlamento Europeo y el político activo más grande de Syriza, criticó al gobierno por no cumplir con su promesa previa a la elección de “anular el rescate, anular la troika y anular la legislación de austeridad”.

Dijo que los funcionarios griegos “solo cambiaron los nombres”, al usar diferentes términos para hablar del impopular programa de préstamos “sin cambiar la situación actual”.

En las discusiones de la semana pasada con el Eurogrupo, la troika se convirtió en “las instituciones”; el acuerdo de rescate financiero en “el contrato”, y los acreedores internacionales de Grecia en “socios”.

“Me disculpo con el pueblo griego por participar en esta ilusión”, escribió Glezos, un héroe de la resistencia de la Segunda Guerra Mundial, en un sitio web local, e instó a los partidarios de Syriza a exigir explicaciones a las autoridades del partido.

Los funcionarios dijeron que si las propuestas de Grecia no son adecuadas se llamará a otra reunión del Eurogrupo el martes.