Grecia amenaza con no pagar al FMI los compromisos de junio

La deuda del gobierno de Alexis Tsipras para el próximo mes asciende a mil 600 millones de euros.
Nikos Voutsis, ministro del Interior.
Nikos Voutsis, ministro del Interior. (Pantelis Saitas/EFE)

Atenas

Grecia de nuevo amenazó con una moratoria en el reembolso de su deuda al Fondo Monetario Internacional próxima a vencer, al especificar que no podrá enfrentar los pagos de pensiones y de sueldos en junio, así como repagar mil 600 millones de euros que adeuda al FMI, sin un acuerdo de salvamento con sus acreedores.

“El dinero no se entregará… no hay nada para entregar”, dijo Nikos Voutsis, el ministro del Interior a la estación griega de televisión Mega. Aseguró que la Unión Europea y el FMI están presionando a Grecia para que haga concesiones inaceptables en las pláticas de salvamento a cambio de desbloquear 7 mil 200 millones de euros en ayuda congelada desde el año pasado.

La advertencia de Voutsis, uno de los aliados políticos de más larga data del primer ministro Alexis Tsipras, llega justo dos semanas después de que el jefe del Estado griego hiciera una amenaza similar por escrito a Christine Lagarde, la directora general del FMI.

Tsipras dijo que Grecia no haría un pago por 750 millones de euros en mayo. A fin de cuentas sí lo hizo, pero solo porque tomó los recursos de una cuenta de emergencia que el FMI mantiene. Así, Atenas utilizó activos del FMI para reembolsar al mismo fondo.

Predecir cuándo es que Atenas se quedará sin dinero ha sido un menester difícil para funcionarios de la eurozona, quienes se han estado preparando para una eventual moratoria desde marzo.

Dadas las repetidas advertencias de los funcionarios griegos de que la bancarrota es inminente, algunos directivos han comenzado a soslayar dichas amenazas y mantienen la noción de que Atenas las utiliza como una táctica para negociar.

Pero un funcionario griego de alto nivel que conoce la posición financiera de Grecia confirmó que Atenas no podrá hacer ningún pago al FMI, el cual consta de cuatro parcialidades de más de 300 millones de euros cada uno de junio 5 al 19.

“Es claro que los pagos de junio al fondo no se podrán cubrir con financiamiento externo”, dijo el funcionario. Atenas está bajo presión para aceptar más recortes y reformas que puedan garantizarle financiamiento.

“No aceptaremos el chantaje de que se nos obligue a pagar en efectivo con un programa de salvamento o la quiebra”, dijo Voutsis.

Las pláticas se han apresurado en días recientes, pero la canciller alemana Angela Merkel advirtió, en la cumbre de la UE en Riga, que “hay un trabajo muy, muy intenso por hacer”.

El gobierno ha descartado un incumplimiento interno de pagos a los 2 millones 900 mil pensionados y los 600 mil trabajadores del sector público, afirmando que ellos tienen la prioridad sobre los recursos decrecientes.

Gente que ha hablado con Tsipras dice que “las negociaciones van muy mal. Alemania juega muy duro. Hasta Merkel no tiene la misma disposición para ayudar que antes”.

A Atenas le preocupa en especial la postura del FMI, y Tsipras ha intentado convencer a Estados Unidos de que utilice su influencia sobre el consejo del fondo para suavizar las demandas de esta institución.

Con información de Alex Barker en Bruselas