Gran volumen de importación de gasolina hacia finales de 2018

La falta de infraestructura es una barrera: Onexpo.

México

Se espera que las importaciones de gasolina y diésel representen grandes volúmenes hacia finales de 2018, de acuerdo con la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo).

En 2016 se otorgaron más de 500 permisos de importación de combustibles, pero es muy escaso el volumen que hasta el momento se introduce al país, y de lo que llega es principalmente para el autoconsumo de empresas, no tanto para las gasolineras.

El presidente saliente de la Onexpo, José Ángel García Elizondo, comentó que la barrera todavía se encuentra en la infraestructura, por lo que tomará entre 12 y 18 meses para que se dé un mayor dinamismo de importaciones.

Si bien en 2016 se abrieron las importaciones y la Secretaría de Energía comenzó a dar muchos permisos, ese año las operaciones fueron nulas, ya que se tenía un precio subsidiado y muy alto, lo cual dejaba al empresario gasolinero con un margen de ganancia muy pequeño, y esto hacía incosteable importar.

Dijo que este año, aunque las importaciones son “a cuentagotas”, fueron posibles por el ajuste de precios de la gasolina y el diésel, pues dentro de la fórmula que la Secretaría de Hacienda utiliza para su cálculo ya se incluye el reconocimiento del costo logístico.

“Estamos preparados; sin embargo, cuando llega un barco falta que estén los puertos habilitados para poder descargarlo, faltan terminales de almacenamiento e infraestructura para distribuir e internar al país desde los puertos”, añadió.

En ese contexto, la Comisión Federal de Competencia Económica ha señalado que el primer punto que debe resolverse es garantizar el acceso a los ductos y terminales de almacenamiento ubicados en los puertos, y debe preverse la libre entrada de terceros a las instalaciones y servicios portuarios asociados al manejo de petrolíferos.

Esto es importante, ya que el acceso a las instalaciones portuarias es una alternativa que permitiría expandir el suministro en el corto y mediano plazo, pues más de 80 por ciento de las importaciones se realiza por vía marítima.

García refirió que en los casi tres años de la implementación de la reforma energética se han puesto las condiciones para detonar los proyectos e inversiones en infraestructura logística, por lo que será en un año y medio que fluyan las importaciones.